Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 01
    Agosto
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La liga se degrada

    No solamente por su gravísima situación económica, sino porque las diferencias del Madrid y el Barça respecto al resto de competidores crecen día a día y los mejores jugadores, e incluso muchos de segunda fila, emigran a ligas extranjeras.

    Por mucho que Javier Tebas, presidente de la Liga de Fútbol Profesional, estandarte de los modestos y al servicio de los grandes, se empeñe en pasar a la historia como el genio que inventó los mejores horarios para la televisión y los peores para los aficionados, las bajas de abonados registradas en Canal + Liga y Gol TV indican precisamente todo lo contrario. El espectador ya no traga con el dudoso atractivo de unos partidos de ínfima calidad o, en el mejor de los casos, faltos de competitividad. Y es que mientras Rosell y Florentino se permiten invertir cifras sonrojantes en reforzar sus plantillas para no repetir su ridículo europeo, los dieciocho clubs restantes se ven obligados a vender a sus escasas estrellas, bajando el nivel de sus vestuarios.  
      
    La Segunda División registra igualmente un meridiano descenso de calidad. El Deportivo salvó los muebles ‘in extremis’ gracias a sus futbolistas, lo mismo que el Mirandés. La tesorería del Zaragoza no sobrepasa la altura del sótano; el Girona, revelación de la pasada campaña, ha suspendido pagos. El Murcia ha hecho frente  a treinta denuncias. Las Palmas ha traspasado su columna vertebral en pleno a cambio de incorporar a Valerón como los cristianos a El Cid en la batalla de Valencia. No es que debamos esperar mucho del Mallorca en tales circunstancias, sino que se lo tenemos que exigir, sobre todo a algunos futbolistas ya sea por su experiencia en algunos supuestos o por su juventud en otros.
    Nos hallamos apenas a dos semanas del comienzo de lo que puede ser una temporada muy aciaga, no solamente por su excesiva duración, sino por la flagrante degradación de su oferta cualitativa. Echen cuentas. Repasen efectivos.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook