Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 13
    Octubre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Jugadores ganan, directivos pierden

    El cese de Aouate, la continuidad de Karpin y la primera victoria del Mallorca no han devuelto la cordura y mucho menos la coherencia y la responsabilidad a una gestión que, de la mano de un pacto antinatural entre Gabriel Cerdà y Utz Claasen, permite al de Pollença pilotar con un porcentaje mínimo y una indignidad máxima el descenso a los infiernos de un club que difícilmente alcanzará un siglo de vida. La instantánea del palco del deshonor, cuya primera fila fue ofrecida por Miguel Ángel Nadal al presidente de la Asociación de Veteranos, Julián Mir, minutos antes del lance del sábado, resume a la perfección la degradación a que se ha llegado por el exclusivo interés de servirse de la entidad en lugar de entregarse a ella.

    La afición, soberana pese a la transformación de los clubs en sociedades anónimas deportivas y, en consecuencia, privadas, no solamente ha dejado oír su voz para dictar sentencia,“¡todos a la calle!” Sino que ha sabido distinguir entre el cuerpo y el alma. Por mucho que las hojas caducas del árbol pretendan transvertirse en perennes, la esencia radica en el tronco que, con el público, conforman los jugadores y técnicos. Entre todos ellos no hay un solo mercenario porque las desgracias unen y estos profesionales, unos mejores y otros peores, son los primeros que sufren en sus propias carnes los efectos de la desidia, mala educación, incapacidad y desahogo de unos dirigentes totalmente irrespetuosos con un escudo que otros tienen que defender pegado a sus camisetas.


    KARPIN ERA EL MISMO A LAS TRES QUE A LAS SEIS DE LA TARDE DEL SÁBADO. El equipo también. Esta plantilla se confeccionó en gran parte de cara a la galería. Un error cometido por el director deportivo y escenificado en la decisión de ningunear a Olaizola para fichar por amiguismo y, reconozcámoslo, afrenta. O sea, para afear decisiones anteriores. El internacional israelí no actuó de manera muy distinta y se equivocó, al confiar en la palabra de un presidente que desconoce su significado. Si yo fuera el estonio me sentiría tan inseguro como la pasada semana y, por duro que parezca, convencido de que hubo quien deseara la derrota para justificar una medida impuesta de antemano.

    NO HA CAMBIADO NADA con ese dos a cero. Los marcadores cambian crónicas y criterios, pero de forma efímera. El análisis frío de lo sucedido no permite observar mejoría en el comportamiento colectivo del grupo, más allá de la buena noticia que pueda representar la recuperación de Bigas, la incorporación de Kasim -fichaje de Serra- las buenas sensaciones que vuelve a dejar Joao Víctor o la inspiración puntual de Marco Asensio, de quien resulta oportuno recordar que sigue en el Mallorca, por ahora, gracias a la firmeza de Aouate. Si acaso lo mejor del colectivo es su probada entrega, su espíritu de lucha al margen de sus escasas virtudes. Una vergüenza torera que ya podrían imitar los consejeros que, ausentes del palco e ignorantes de su responsabilidad, ofenden a propios y faltan a las más elementales reglas de hospitalidad con extraños.
         
    LORENZO REPITE VICTORIA y confirma su regreso para luchar por el subcampeonato al que llega tarde para plantar cara a Márquez, flamante campeón. El palmesano nunca debió abdicar tan fácilmente pero, como decía Sergio Kresic, “sólo los deportistas se levantan” y lo ha hecho brillantemente. Otros, por otra parte, se empeñan en demostrar que la línea recta es el mejor camino. El Palma Air Europa no tuvo prisa para subir a LEB Oro y hoy lo celebra en el marco de una estabilidad que sus vecinos de campo abierto ya quisieran para sí. O tal vez les da igual.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook