Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 12
    Febrero
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Implicación y compromiso

    En la primavera de 1988, el Mallorca bajó a Segunda División. Se jugó el descenso en una promoción contra el Real Oviedo que ganó dos a uno en el partido de ida, en su feudo, y empató a cero en el Lluís Sitjar. Paco Bonet, que terminaba su carrera en Palma después de triunfar en el Real Madrid y la Selección Española, salió infiltrado, pero había conco jugadores, cuyos nombres omitiré, que se sabían ya traspasados a otros equipos antes de que terminara la Liga. Su compromiso fue nulo, como es fácil imaginar.
    No quiero decir que en el Mallorca de hoy se vuelva a repetir la historia, aunque es indudable que algunos futbolistas, por distintas circunstancias, no estarán aquí la próxima temporada. No creo que ninguno de ellos reserve una sola pizca de su esfuerzo para sacar los partidos adelante, pero un conjunto en la situación en la que ahora está necesita de su plantilla un plus al que algunos no llegan por su carácter, otros por sus características y más de uno por su escasa implicación, aún con años de contrato por delante. Que cada cual ponga los nombres junto a su más justo adjetivo.
     
    Manzano, buen psicólogo, sabrá separar al rácano del entregado. Y rácano es, no el que no da todo lo que puede, sino aquel cuyo sacrificio no va más allá del que se le exige. Hoy, cuando la clasificación obliga a rendir el triple de lo normal, hay quienes se limitan a aportar el cien por cien, e incluso menos. Y con eso no basta. Hay quien quisiera, pero no puede y quien puede, pero no quiere. Lo dicho, es una cuestión de compromiso consigo mismos pero, sobre todo, con el entrenador, con sus compañeros y con el club porque, lo que nosotros observamos e intuimos desde fuera, en el vestuario se palpa en el ambiente y hasta se toca con las manos.

    Todos sabemos que han sido ensalzados antes de haber empatado con nadie, que conviven con el halago fácil, que no aprecian lo que tienen ni donde están. Deberían medir su grado de mallorquinismo o, mejor todavía, su forma de entender la responsabilidad. 

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook