Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 11
    Febrero
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Hasta el último aliento

    Gregorio Manzano, que había dejado el Mallorca después de proclamarse campeón de Copa en junio del 2003, regresó a Palma tres años después para hacerse cargo del equipo a partir de la vigésimo cuarta jornada. Faltaban 15 partidos, era colista con 19 puntos, pero terminó décimo tercero con 43. Ahora ha asumido un reto parecido, con una plantilla mejor y un paisaje clasificatorio más tenebroso. Entonces eran más de media docena los implicados en un hipotético descenso, pero esta temporada el cupo se reduce a cinco, salvo inesperado cataclismo de quienes han huído a zonas menos tormentosas. Ya decía George Herman Ruth, más conocido como Babe Ruth, un legendario jugador de béisbol, que no se puede vencer a quien no se rinde. Solo Geromel, el sábado, entendió el lenguaje.    
     
    CUATRO CAPITANES Y NINGÚN LÍDER, mal asunto cuando hay más mandos que tropa. Los galones se conceden por edad, dotes de mando o sabiduría. En el vestuario tres futbolistas los lucen por escalafón -Aouate, Nunes y Martí- el cuarto, Víctor, no reúne el menor requisito. Su inhibición en el gol de Osasuna, ya que es quien está emparejado con Lolo en el momento del remate, no es un fallo sin portero, como ante el Athletic o el Espanyol, sino una irresponsabilidad que puede costar la categoría. Ya lo dijimos cuando se le ocurrió arrebatar el balón a Hemed con ocasión de la visita del Zaragoza, invitado de última hora al furgón de cola, y llueve sobre mojado. Es lo que tiene confiar una misión a alguien que no está capacitado para ejercerla.                                                                   
    GEROMEL, JAVI MÁRQUEZ Y GIO aglutinan la máxima calidad de una plantilla evidentemente desequilibrada. Ellos han de asumir el gobierno de la nave en el centro del campo y constituir un pasillo de seguridad diferente al que, por mucho que haya trabajado, destruyó Caparrós. El actual técnico, en cuyo culo han pretendido pegar patadas a Serra Ferrer, ya actuó sin vacilar en el pasado. Reivindicó a Ballesteros, dio el centro del campo a Basinas y motivó a Arango. Su próxima cita es difícil, pero no imposible. En febrero del 2006 y tras debutar con una victoria en Málaga, tuvo que acabar con la primera etapa de Florentino Pérez en el Madrid, derrotado en Son Moix por dos goles a uno. 
     
    HAY DEMASIADOS FRENTES ABIERTOS  para meter mano en el Mallorca B, por necesario que sea. No es cuestión de recuperar cada año la categoría a golpe de talonario, como intenta erróneamente abandonarla el Baleares, sin ningún proyecto serio que sustente la conquista más allá de sus golpes de efecto mediáticos. La realidad es que de los cuatro equipos mallorquines en Segunda B, tres están en descenso y el primero, casi definitivamente alejado de su objetivo. En la Vía de Cintura no hay líder ni dentro ni fuera del campo. En Son Bibiloni, un grupo de chavales sin cuerpo, ni dirección. En Binissalem e Inca sólo honra sin barcos que, desde luego, siempre es mejor que barcos sin honra.     
     
    QUIEN NO SE RINDE ES NADAL quien ha memorizado en su subconsciente la esencia del deporte como la lucha del individuo consigo mismo. De ahí que su regreso a las pistas no deba analizarse en función de quienes han sido sus contrincantes, todos ellos a distancia de la élite del tenis, sino por lo que supone la decisión de sobreponerse a los contratiempos físicos y superar los psicológicos. Es muy pronto para pronosticar si Rafel volverá a estar en lo más alto e imposible adivinar qué pasa por su cabeza al respecto. De su carácter se puede esperar cualquier cosa. Ya lo ha demostrado suficientes veces y en cantidad de ocasiones. Ahora, sin lanzar las campanas al vuelo por un torneo de segundo orden, nos queda la máxima de Ruth.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook