Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 30
    Marzo
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Guantanamera a la mallorquina

    Si de bien nacidos es ser agradecidos, lo cual acredita la creciente cantidad de ingratitud que impera por estos pagos, la idea de implantar una peña mallorquinista en Cuba, que evidentemente no sale de la directiva de la Federació de Penyes, viene a llenar doblemente un hueco en el que confluye la historia con lo sentimental. El nombre de Rafel Liras padre es historia  del mallorquinismo. Fue jugador, masajista, encargado de material y conserje del vetusto Lluís Sitjar, donde residió prácticamente hasta el último día de su existencia. Es un orgullo que haya sido su hijo, del mismo nombre, quien haya viajado hasta La Habana para interesarse, a diferencia de lo que a otros les atrae de la caribeña isla, por la Casa Balear de la capital y lo que puede representar. Una vieja camiseta, de color blanco y de cuando la marca Kelme vestía al Mallorca despertó en aquel que vivió en las entrañas del viejo Es Fortí durante su infancia y juventud, la inquietud de llevar el sentimiento bermellón a un país donde el fútbol ha generado una pasión todavía incipiente, incapaz de rendirse a una realidad desconocida más allá del Real Madrid y el Barcelona.

    No soy quien para sugerir cómo bautizar a la nueva peña, ni a los equipos de chavales que van a jugar, según me cuentan, bajo su auspicio. Particularmente y desde la modestia, no dudaría en ponerle el nombre de su descubridor, Liras, que sonará extraño a los seguidores más jóvenes, pero que fue una institución como Juanito, Joancho y otros ilustres barralets que hace tiempo nos dejaron, pero siguen vivos en nuestro recuerdo agradecido.

    En este club sometido a tantos vaivenes, en el que los empujones para salir en la foto se convierten en auténticas guerras internas, absurdas y crueles, tropezar con una noticia tal vez simple pero que en su misma actualidad resucita la memoria a la que uno no puede renunciar, se levanta como un soplo de aire marino y mañanero vetado para ejecutivos sospechosos y alemanes díscolos.
     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook