Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 01
    Noviembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Experiencias y experimentos

    Era y es lógica la progresión de Hemed, un jugador al que la temporada pasada ya se le pudieron adivinar virtudes que no llegó a explotar por su desconocimiento de la Liga española. También es normal que, a la vista de lo que cabe esperar de su rendimiento, el Mallorca se plantee atarlo, pues no en vano es el club que le ha abierto las puertas del fútbol europeo, continente que la mayoría de futbolistas de todo el mundo se fija como meta. Pero sea cual sea el desarrollo de esta negociación, el israelí no ha de perder un solo segundo en todo lo que no sea continuar centrado exclusivamente en su trabajo, sin dar un solo paso atrás en su graduación.

    Para los pupilos de Joaquín Caparrós, hoy arranca la Copa, con sus detractores, entre los que me cuento, y los amantes de una competición injusta en su formato y escasamente interesante desde el punto de vista económico y deportivo para quienes la disputan.
    Debería al menos servir para rodar a los jóvenes y ofrecer nuevas oportunidades a aquellos integrantes de la primera plantilla que gozan de menos minutos. Sin embargo, la experiencia y la historia demuestran que no suele suceder ni una cosa ni la otra.

    En pura teoría los suplentes o como se les quiera llamar, deberían esforzarse al límite para captar la atención de los técnicos y hacerse un hueco en convocatorias y alineaciones. La práctica indica lo contrario. Miquel Soler, entrenador del Mallorca B, se ha quejado en más de una ocasión de la poca aportación a su equipo de las promesas que entrenan con los mayores cuando forman con el filial cada fin de semana. Deberían marcar las diferencias, pero no lo hacen. Bueno, pues tampoco al ser llamados para citas como la de esta noche en Riazor donde el desinterés de unos no combina con la nula ambición de los otros.
    La mejor noticia sería que la tradición dejara de repetirse hoy y tuviéramos que rectificar mañana. Estamos dispuestos a conceder el beneficio de la duda. La Copa está para estas cosas, al menos a estas incipientes alturas.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook