Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 21
    Enero
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Esto pinta mal

    Ha dicho Puyol, tras la primera derrota del Barça esta temporada, que cuando pierdes un partido no hay ninguna lectura positiva que hacer. Una gran verdad. En este sentido el Mallorca ha pecado de un conformismo brutal que no conduce a ninguna parte, salvo a un puesto en la clasificación que deviene tan preocupante como lo que transmite el equipo. Tras no saltar siquiera al terreno de juego contra el Real Madrid, en Coruña, ante el Barça y el Rayo, con un empate en Vigo que supo erróneamente a gloria, bastó un atisbo de reacción sin resultados a partir de la visita del Zaragoza para creer que todo iba a cambiar con la recuperación de Nunes y Márquez. La goleada encajada en el Ciudad de Valencia disparó las alarmas, menos en la cabeza de Caparrós,  aferrado a una idea que no funciona.

    LOS ENTRENADORES SON TOZUDOS en efecto. Hay pocos que renuncien a sus conceptos, por muy mal que vayan las cosas. Al de Utrera le bastaría con revisar los guarismos del equipo para, al menos, rebuscar en el baúl de las soluciones más simples, porque hay un dato demoledor que revela el fracaso de su sistema defensivo. ¿Qué falla para que Aouate sea el tercer portero más batido de Primera? Probablemente más de un resorte y, seguramente, por los constantes cambios, a veces incomprensibles (como la suplencia puntual de Pina), que nacen en la inseguridad de Ximo, la condena de Anderson a partir de un encuentro nefasto,  y la extraordinaria flaqueza en las bandas, inútiles en ataque e ingenuas en defensa.    

                                                                 
    EL PARTIDO  DEL PASADO VIERNES en Cornellà viene a ser un calco casi exacto del perdido en Liga en el campo del Sevilla. Con ventaja antes del descanso en ambas ocasiones, las segundas partes no sirvieron para reafirmar el marcador. Tanto andaluces como blanquiazules se encontraron con un rival timorato, incapaz de ligar un solo contragolpe para mantener a los anfitriones alerta y cediendo las bandas escandalosamente. Allí el Mallorca consagró a Negredo, nada diferente de lo que ha hecho con cuantos delanteros que ridiculizaron el dibujo: Baptistao, Aspas, Postiga, Martins, Aduriz y, finalmente, Longo, han salido a hombros después de reirse de los bermellones. ¿Falla el sistema o los hombres? Quizás estos últimos no son los mejores para rentabilizar este estilo.

    CAPARRÓS, AVALADO POR SU CURRÍCULUM, ha perdido su brújula. Empezó a abdicar de su autoridad al alinear a Ximo como titular tres días después de la trascendente salida nocturna del futbolista, con consecuencias ya conocidas. Pero mucho peor ha sido su gestión del caso Pereira. Se equivocó gravemente al señalarle como el único culpable de haber perdido en Valladolid, pero erró aun más al anticipar su titularidad indiscutible en Cornellà solo dos días después y a seis del siguiente encuentro. Lejos de conseguir su objetivo,  dejó en evidencia al francés, que no aportó nada en absoluto, lo mismo que en sus anteriores participaciones, con la salvedad de que perjudicó notablemente al equipo. Tomar decisiones con la tripa y no con la cabeza es indigno de un técnico con tamaña experiencia.      

    LA CRUDA REALIDAD es que, con una cobertura de cristal, una delantera que también registra números de descenso prescinde de su máximo goleador: Hemed. La necesidad de incluir a Gio, el único futbolista capaz de marcar diferencias, reduce al ostracismo al israelí, cuya racha se cortó de raiz. Priorizar la lista de lanzadores de penaltis, sobre todo cuando se cuenta con un especialista, también es misión del jefe del vestuario. Una dejación de funciones que ha costado puntos  y, seguramente, más de un mal gesto entre sus discípulos.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook