Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 12
    Mayo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Este muerto estaba vivo

    Partamos de la base de que si el Mallorca hubiera actuado toda la temporada con las ganas que le puso ayer, otro gallo cantaría. Ahora las circunstancias son las que son y todo, incluso los arbitrajes, se pone en contra y cuesta arriba. Dos tarjetas a los cinco minutos de partido por un forcejeo en el área, previo a un saque de espina, condiciona más gravemente al defensa que al delantero y, de hecho, motivó la expulsión de Fontàs mucho antes de la media hora. Aunque el gol que Hernández Hernández anuló a los locales como producto de esta acción, tras rechazar Aouate el penalti lanzado por Aduriz, era reglamentario, ello no hace más que confirmar las penosas condiciones de este colegiado canario, que ha perjudicado claramente al equipo balear en las tres oportunidades que le ha dirigido.
      Pero no se puede imputar a nadie por errores propios que puntualmente y debido a faltas de concentración son las que, en definitiva, han conducido a los bermellones a las puertas de Segunda. Tissone, con el balón controlado, solo y sin presión, no puede regalarlo al contrario a los siete minutos, en una jugada que iba a marcar el resto del encuentro. A partir de aquí se impuso la épica más que la cabeza, Manzano fue valiente y dispuso un 3-3-3 que, por momentos, mantuvo a los locales contra las cuerdas. Faltó, eso sí, pegada en la primera parte y sobró precipitación en la segunda.
      En tenis se contabiliza un tipo de golpe muy gráfico: el error no forzado. En efecto, no es lo mismo que el enemigo te gane una bola que el hecho de que tú la pierdas. Al Mallorca no le han ganado sus contrincantes sino que, en demasiados lances, ha perdido sin más intervención ajena que la estrictamente necesaria. Ayer dio la cara y se la partieron. No parecía el colista. Volvió a ser el pupas, un adjetivo que, no es menos cierto, se ha labrado a pulso. Estava vivo, pero entre todos lo mataron y él solito se murió.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook