Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 18
    Agosto
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    En evidencia

    Puede que el ridículo protagonizado por el Mallorca al reaparecer en Segunda dieciseéis años después, haya sorprendido a alguien. No es por echarme un farol, pero quienes han podido leer algunos de mis comentarios se extrañarán bastante menos. Bastaban dos partidos de pretemporada para certificar que si la defensa de la pasada temporada condujo al descenso, la de ahora llevará al desastre total. Portero incluido, claro. Lo que algunos hemos visto en apenas 180 minutos, otros han tenido que esperar mes y medio y posiblemente no se han dado cuenta. Geromel es caro y poco contundente, pero antes que despedirle  por este motivo cabría sumar la ficha de tres o cuatro de sus compañeros de zaga y ver si resultaría más rentable echar a varios en lugar de uno que ni siquiera juega.

    ASÍ ES LA SEGUNDA. Un árbitro caserillo que, con empate a cero anuló un gol legal a Alfaro por un fuera de juego inexistente y otro al señalar a Víctor una falta más que discutible. Como contrapunto, un estadio semivacío con un público que aprieta poco. En frente un rival que, consciente de sus limitaciones, corre y lucha como la mayoría de jugadores mallorquinistas no hacen. Así es la Segunda, que no admite justificaciones del estilo “sólo es la primera jornada” porque, por larga que sea la Liga, los puntos tienen el mismo valor ayer que en el mes de junio. No duele la humillación, sino constatar que no hay argumento que sostenga la condición de favorito que se le ha adjudicado a este equipo por nombre y camiseta. Más, no hay.


    OLTRA NO LO TIENE CLARO. No se entiende que se haya pasado la pretemporada con Bigas de central y a la hora de la verdad le devuelva al lateral. Tanto él como Ximo fueron una perita en dulce para los arlequinados. De los centrales, mejor ni hablar. Pero es que al técnico, que ha empezado con mal pie, le traicionan sus propias palabras al pretender que sus pupilos “tengan el balón”. La pregunta es ¿Quién? ¿Martí, Nsue, Pereira o Víctor? ¿Quizás el ingenuo Aki? ¿Qué va a dar cualquiera de ellos que no hayamos visto ya? Del naufragio únicamente se salva Thomas, culpable del tercer gol, pero único miembro del plantel en el que se aprecian condiciones de jugador. El técnico valenciano ha tirado de nombres y se ha equivocado. Sobran galones y hacen falta soldados de infantería.

    NO ECHÁBAMOS DE MENOS EL FÚTBOL con una Primera desigual, ventajista y sin estructura. Mucho menos en la llamada Liga Adelante que el mallorquinismo tendrá que rebautizar como un paso atrás. Pero es lo que pasa cuando uno confía su suerte a la misma tripulación con la que ya se estrelló una vez. Así que los aficionados al deporte tendremos que buscar refugio en otras especialidades. Mallorca viene dando una relación más que numerosa y cualitativa de jóvenes capaces de proporcionar las satisfacciones que se nos niegan. Empezando por Nadal y siguiendo por Lorenzo, Salom, Costa, Crespí y otros muchos/as que se han descubierto a sí mismos.     

    LA TEMPORADA DE RAFEL roza lo excepcional. Un estornudo suyo constipa al tenis mundial. Superó a Isner por los pelos para triunfar por primera vez en Cincinatti, con el público en contra y en cancha ingrata. El de Manacor sólo conoce tres derrotas desde que arrancó 2013. Si la rodilla no le diera problemas no podemos ni imaginar lo que habría hecho. Con Federer ya en franco declive, pronto soplará en el cogote de Djokovic. Sin quitar mérito a otro mito, Lorenzo. Su tercer puesto en Indianápolis apunta a otra evidencia, la de que la esencia del deporte es la lucha del hombre por vencerse a sí mismo. Algo que ningún futbolista ha aprendido.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook