Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 23
    Febrero
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El tiempo apremia

    Cuando el viernes por la noche escuchábamos a Juan Ignacio Martínez, entrenador del Valladolid, decir “me siento con fuerza e ilusión para sacar esto adelante”, recordamos a Joaquín Caparrós al afirmar “para matarme me tienen que meter el cargador completo, porque si no me levanto”. No hace falta añadir que caería pocas jornadas después. Después del nuevo fiasco del pasado sábado en Anduva, Oltra recurrió al mismo tópico. No hay técnico que deje de confiar en sí mismo, sobre todo porque hacer lo contrario es renunciar a varios meses de contrato. No hay apenas excepciones que confirmen la regla. También quedaba tiempo la pasada temporada y el Mallorca descendió a los infiernos. El ascenso directo se ha ido a diez puntos y muchos tendemos a conformarnos con el gracejo del tullido “virgencita, virgencita, que me quede como estoy”.

    SE ESCANDALIZA QUIEN QUIERE o, mejor dicho, aquellos a quienes interesa más el manto que el santo. En unos tiempos donde la sinceridad es otro de los valores en trance de desaparición, palabras como las de Aouate, no por sabidas, dejan de representar una brisa de aire fresco. “Estamos con Oltra igual que lo haremos con el que venga. Lo que quieren los futbolistas es cobrar”. Sin sacar de contexto tal arranque de franqueza, el israelí ha dicho toda la verdad. Los jugadores siempre están con el preparador que se les impone y los inquilinos del vestuario bermellón no pueden escudar su mediocridad tras el galimatías de la planta innoble. Lo que tienen que hacer es cumplir con sus obligaciones.
    MIENTRAS CLAASSEN SE SIGUE PONIENDO EN EVIDENCIA cada vez que abre la boca, el consejo de administración del Mallorca se ha librado de su consejero más prescindible. La salida de Pep Roig, en su momento impuesto por la suma de porcentajes del alemán y Pedro Terrasa, se salda con el balance de haber dicho amén a cuanto mandato ha recibido y votar el despido de algún trabajador al que ni conocía. Cabe refrescar la memoria de quienes hayan olvidado que, previamente, la acción más distinguida del personaje como directivo de la Federació de Penyes de la que fue descabalgado, consistió en cargar contra Manzano por haber prescrito a los mallorquines más fútbol y menos paellas. No es menos cierto que Gabriel Cerdá y el propio Terrasa reúnen más méritos para tomar las de Villadiego, pero dado su perfil y sus prioridades va a ser más difícil y menos probable. O sea, que no. ¡Lástima!

    EL FRUSTRADO Y ÉFIMERO PRESIDENTE DEL HANNOVER se ha equiparado en apenas seis días a un Piterman o Davidson cualesquiera. Menospreció de una tacada a tres profesionales, Oltra, Carreras y Nadal, inducido en este último caso por el no menos fútil exdirector general del club y de IB3, que en su etapa fue la televisión más leída del mundo con foto semanal de carnet incluida en publicidad de pago. El sábado señaló a Agus en plan descubrimiento de América, sin sopesar siquiera la sensibilidad de sus compañeros. Dos declaraciones que descalifican por sí mismas a cualquier persona que pretenda tener ya no voz y voto, sino mando, en una sociedad deportiva. Si este es el Mallorca que viene, mejor nos compramos un bosque.

    NO CABE INSISTIR NI UN PÁRRAFO MÁS en la necesidad de relevar a un entrenador incapacitado para cumplir objetivos. Los vicios de un equipo no se corrigen en una jornada, ni en dos y la plantilla mallorquinista acusa muchos más defectos que virtudes. En la vida uno se encuentra en un cruce de caminos sin saber cuál de ellos seguir, sin embargo tiene claro que no puede continuar por el mismo. Y con la amenaza del descenso detrás, mejor empezar a correr ya mismo.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook