Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 04
    Abril
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El penúltimo esperpento

    Si el Mallorca fuera ya no un club de fútbol, sino una sociedad seria, ayer habría sido destituido el director general, el señor Blum, y tres de sus consejeros, él mismo, el presidente y Pedro Terrasa deberían presentar su dimisión. Cualquier junta de accionistas aprobaría el cese inmediato de unos gestores que, por no pagar una comisión de treinta mil euros bajo la simple sospecha de una presunta corrupción instrumentada por ellos mismos, por supuesto sin dar nombres, han forzado una negociación que, como poco, va a suponer el desembolso de algunos cientos de miles.

    El menos culpable de todos, Ogunjimi, ha sido de nuevo la víctima propiciatoria. Ha sido vilmente utilizado y sometido a escarnio desde que, rechazado por Caparrós, tuvo que ser cedido. Y todo para propinar en su culo patadas a Serra Ferrer. Así que tiene razones más que sobradas para exigir el cumplimiento de su contrato hasta el último céntimo.

    La verdadera vergüenza es que hayan desaparecido papeles, se hayan borrado ordenadores, se hayan duplicado gastos mediante el uso de tarjetas de crédito, una inspección fiscal a Esfinge haya destapado un pago del Mallorca por doscientos mil euros en la temporada 2007/08 a la sociedad que vendió sus acciones a Luz y Sol  SL, facturas impagadas a productoras de televisión y un sin fin de irregularidades, por no usar otros términos, sin que haya trascendido más que lo que, sin nocturnidad y con alevosía, se ha querido filtrar maliciosamente, cuando no mediante verdades a medias o manipuladas. En resumen, además de pagar a Ogunjimi y no ruborizarse por nada, ahora habrá que añadir el gasto de una investigación de un profesional del derecho para llegar a no se sabe qué conclusión. ¿Por qué no la policía? Al fin y al cabo sería más barato, aunque quién sabe si también más arriesgado.

    Vayámonos preparando. La próxima semana la renovación de Ximo a debate. Llamemos a los cazafantasmas y que los periodistas monten tiendas de campaña en el parking de Son Moix.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook