Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 09
    Abril
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El milagro puede esperar (o no)

    Hasta ahora, pocos milagros. El Mallorca está exactamente igual que hace un año. Mejor dicho, tiene dos puntos más, aunque la diferencia respecto a los puestos de descenso es la misma: nueve puntos, lo que significa que de los veintiuno restantes sólo sumó cinco. Aparentemente eran los estrictamente necesarios para huir de la quema, pero nadie contó con la impresionante carrera final del Málaga y el Deportivo, cuyo pinchazo final evitó el descenso mallorquinista y dejó en nada la gesta coruñesa al conseguir más de la mitad de cuanto quedaba sobre la mesa.
    Nos encontramos en una situación paralela que permite comparar el empate cedido al Granada con el logrado in extremis en el feudo del descendido Hércules de Alicante y presenta el partido del próximo jueves en Santander con características parecidas al fiasco registrado entonces ante el no menos desahuciado Almería.

    Desde hace tiempo los jugadores del Mallorca han dado un paso atrás al enfrentarse a compromisos de diversa consideración. No han dado la talla ni para alcanzar cotas superiores, ni para evitar disgustos, limitándose a cumplir los trámites sin mayor riesgo.
    La falta de carácter y personalidad de este equipo va más allá de su buen o mal juego, de la superior o más baja calidad de su plantilla. Algunos que no han empatado ni en el partido de los jueves se creen verdaderas figuras y otros, de los más veteranos, van de sobrados y prepotentes. Caparrós no ha conseguido corregir un mal que viene desde muy atrás porque, probablemente, es consustancial al propio carácter de esta sociedad. Lo da la tierra.

    En el deporte de elite ganar o perder no siempre depende de la suerte o de jugar mejor o peor, sino de la fe colectiva y el esfuerzo individual que cada uno está dispuesto a poner al servicio del conjunto. Y el Mallorca sigue suspendiendo en ambas asignaturas.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook