Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 03
    Septiembre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El mallorquinismo en vilo

    Con el paso del tiempo se hace difícil no crearse enemigos voluntaria o involutariamente. Cualquier persona que llegue a una cierta edad sin enemistades, si queda alguien que pueda presumir de ello, sería como un jardín yermo.

    El mallorquinismo se encuentra en vilo a la espera de que el presidente del club tome el dinero y corra, pues realmente ha batido un triste récord de rechazo a su gestión y a sus métodos, alcanzando a la animadversión personal, colectiva e individualizada de todo el entorno rojillo. Nadie se sentiría cómodo en tal tesitura, pero Gabriel Cerdà no entiende que la película vaya con él o pertenece a esa extraña raza de personajes que necesitan despertar odio y creen provocar miedo.

    Si, como se comenta, la venta millonaria de sus acciones comporta la retirada de sus demandas contra Serra Ferrer, nos quedaremos sin conocer la sentencia respecto al presunto abuso del pacto de sindicación que firmó con él. El pobler se equivocó al confiar en su examigo, al autorizarle la adquisición del pequeño porcentaje de acciones de las que se ha valido para hacer y deshacer a su antojo e implantar el reinado del terror en la planta innoble, y al creer que con el acuerdo lograría la estabilidad del club.

    Pero tampoco podemos soslayar el sonrojante papel de Pedro Terrasa, Utz Claassen y Michael Blum capaces, a su vez, de acordar votaciones con el diablo con tal de desgastar al principal capitalista. Un infame comportamiento con el que han arrastrado a una situación vergonzosa a Miquel Àngel Nadal, Miquel Soler o Vicente Engonga, recientemente y, antes, a prestigiosos abogados, notarios y profesionales. Por esa y otras razones, la afición suspira por la salida de todos del Consejo sin ninguna excepción.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook