Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 28
    Febrero
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El Mallorca es un sufrimiento

    Algunos seguidores del Mallorca le han cambiado la letra al cántico nacido hace quince años en la grada norte del Lluís Sitjar. Entonces el equipo de Cúper movilizó a una nutrida peña de compatriotas del flaco que definieron al mallorquinismo como un “sentimiento que se lleva muy adentro”. En los tiempos que corren, no falta quien sustituye la palabra sentimiento por sufrimiento y, la verdad, no anda muy desencaminado. Sin embargo, el fútbol en general y los clubs en particular, corren un serio peligro si se permite que la dinámica del negocio deshumanice o arranque de cuajo las raíces de cada entidad.

    La experiencia de la entrada de determinados capitales en las entidades anónimas deportivas ha resultado nefasta no solamente en España, el Racing de Santander como ejemplo, sino en Europa, donde el escaparate está en el Liverpool o en el mismísimo Chelsea de Abramovich, espumoso al principio y cada vez con menos gas. Mateu Alemany cometió el error, en un principio, de poner el club en manos de un personaje como Javier Martí Asensio. Lo suyo le costó recuperarlo para llegar a la conclusión de que no podía dejarlo más que en manos de mallorquines.
    Claassen no es más que un recién llegado, con nulo pasado mallorquinista a sus espaldas y, por lo que se ve, de un oportunismo declarado. Nada que ver con Serra Ferrer por antipático o molesto que el pobler les resulte a unos pocos o a muchos. La historia del Mallorca está plagada de ingratitudes, empezando por los mismísimos responsables de su transformación, Jaume Roselló Pascual y José María Lafuente López, y terminando en la actualidad, con muchos agravios intermedios.

    Pero no hay trampa ni cartón. Si el alemán aspira a la propiedad, lo tiene mucho más fácil que interponer demandas a través de los medios o devanarse los sesos en despachos de abogados. Con treinta millones de euros sobre la mesa le darían las acciones envueltas en papel de celofán. El presidente lo ha explicado ya por activa y por pasiva.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook