Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 21
    Noviembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El juguete roto

    Vamos a hacer un poco de historia para no olvidar que hacer de la travesía por la Segunda División un drama con visos de tragedia es tanto como ignorar que es la categoría que más ha pisado el Mallorca desde su fundación.
    Pero nos vamos a detener en un episodio de la temporada 1972-73, tercera consecutiva sin volver a Primera desde su descenso en la 1969-70. Comenzó en el banquillo José Luis Saso, cuyas cenizas reposan en aguas de Santa Ponsa, que había sustituido al brasileño Otto Bumbel ya a finales de la campaña precedente.
    Con una plantilla de lujo en la que causaron alta hasta quince jugadores, algunos tan carismáticos en la época como el sevillista Eloy, el canario Niz, el espanyolista Sabaté o el recientemente fallecido Chango Díaz, los resultados se daban en dirección contraria a las aspiraciones de ascenso.
    Tras perder en el campo del Baracaldo, el técnico apuraba un refresco en el hotel Avenida de Bilbao antes de entrar a cenar. Estaba solo y parecía apesadumbrado. Al aproximarme y al hacerle ver su pesar, respondió: “Estoy triste porque tenía un hermoso juguete en la mano, se me ha roto y no sé cómo arreglarlo”.

    Fue cesado después del primer partido de la segunda vuelta y el Mallorca terminó el campeonato en décima posición. ¿Era malo Saso? No. Fue uno de los grandes sabios del fútbol español. ¿Tenían la culpa los jugadores o no podían dar más de sí? Quizás, aunque dada su calidad tampoco era el principal problema.

    Esta especie de parábola significa que Oltra puede no ser un mal técnico, que sus discípulos tal vez no le entienden y que no tiene la culpa de la mala clasificación actual y su consecuente falta de expectativas. Pero al valenciano se le ha roto el juguete, por las causas que sean, y no sabe cómo arreglarlo, ya que él mismo confiesa haber trabajado todo y haber probado de todo: defensa, ataque, balón parado o en movimiento. Nada funciona y no es por falta de pilas.
     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook