Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 16
    Febrero
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El humo ciega sus ojos

    La deslealtad es un pecado mayor que la infidelidad, pues el antónimo de esta última es perruno; no así el de la primera, ya que oculta la esencia de la traición. Las intrigas de la corte danesa en el Hamlet de Shakespeare son un juego de niños en comparación con lo que ocurre en el consejo del Mallorca. Cada cual a su bola y, a ser posible, por la espalda. La continuidad de  Oltra en el banquillo es el nuevo escenario en el que dirimir la felonía. El entrenador se siente cómodo en su papel aún sabiéndose utilizado como instrumento para atizar al adversario. Un rol bastante triste, por otra parte. Es la etapa del club que nos ha tocado vivir, aunque las hubo peores y también, ocasionalmente, mejores. Pero una cosa es errar, verbo consustancial al ser humano, y la otra persistir conscientemente en el yerro en pro de un hipotético beneficio propio.

    NO MERECE LA PENA perder el tiempo en releer el papel que cada uno ha elegido. Es de dominio público el objetivo que guió a Cerdá a obtener un porcentaje bisagra primero y a promover el cese de Cladera después. No menos notorio es el interés de Pedro Terrasa para retomar sus funciones en el club del que ya suma casi medio millón de euros en indemnizaciones, ni las aspiraciones de poder de Claassen, claramente plasmadas en su intento de destitución del presidente pese a conocer su inviabilidad. Roig, el quinto en discordia, se limita a mantener sus bien dispuestas orejeras, que le impiden ver más allá de su obligatoria disciplina de voto porque voz, por supuesto, no tiene ninguna.


    ENTRENADOR DE PERFIL bajo dentro y fuera del terreno de juego. Cuando, desolado, tras caer estrepitosamente contra el Alcorcón en Copa, el técnico reconoció que “el carácter no se entrena”, estaba ya pidiendo a gritos su cese, ya que adolece de la valentía precisa para presentar su dimisión. Fue una declaración pública de su incapacidad para gobernar este vestuario, en contraposición a la fe en sí mismo que afirma conservar. Otro que va a lo suyo. Veinticinco alineaciones distintas, planteamientos equívocos, una hemorragia defensiva sin fin, ceguera absoluta en la visualización de los partidos y nula operatividad y pragmatismo durante los mismos. Todo ello acompañado de una incesante incoherencia al relegar a la grada a futbolistas alineados contra viento y marea o repescar a los que él mismo defenestró con criterios vacíos de contenido. Los argumentos que justifican la necesidad de un relevo en el banquillo son tan numerosos como demoledores.

    CAMBIAR DE PREPARADOR no siempre garantiza invertir el signo de los resultados. La trayectoria actual del Betis es un buen ejemplo. Sin embargo incluso en Inglaterra, donde más arraigo tenía su larga permanencia en los banquillos, han  comprendido que ya no es solamente una cuestión clasificatoria, sino de filosofía como refleja el cese de Laudrup en el Swansea. El Mallorca, reforzado con cuatro nuevos jugadores desde hace dos semanas, necesita aire fresco. Oltra no es mejor o peor pero, perdida su brújula, lo de menos ahora mismo es la identidad de su sustituto.     

    EL LANZAMIENTO DE UN BOTE de gases lacrimógenos al terreno de juego en el estadio de El Madrigal no es un hecho aislado, sino la consecuencia lógica del leve castigo impuesto al Atlético de Madrid por el de un mechero que impactó en la cabeza de Cristiano Ronaldo. Hace unos años Héctor Cúper me contaba que las tristemente famosas Barras Bravas surgieron en la desembocadura de un caudaloso río de sanciones contemplativas. Los clubs no hacen nada y la Federación, más pendiente de conservar sus cargos que los valores del fútbol, imparte generosidad entre los más grandes.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook