Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 13
    Julio
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El color del fútbol

     Si el fútbol no tuviera altibajos, la final de esta noche no tendría color o, mejor dicho, la pintura no sería albiceleste. Pero, como bien afirma Valdano, nunca hay que esperar un buen partido de Messi, pero sí una jugada genial. Y ahí, en una acción puntual del mejor jugador del mundo o, quién sabe, incluso de Di María quizás encuentre su suerte Argentina, a la que favorece su condición de víctima.


       Sobre el papel Alemania se perfila como la gran vencedora de un Mundial que sólo pasará a la historia por la humillación infringida a Brasil. Aquel 1-7 será recordado durante décadas tanto por el espectáculo germano como por el ridículo de un anfitrión rendido a la baja de su estrella, Neymar. Es el problema de estructurar todo un equipo al servicio o en torno a una sola figura, impropio de un técnico de la capacidad y experiencia de Scolari.


       Volvamos a lo de esta noche. Cuando todas las cartas se juegan a noventa minutos, prórrogas aparte, se caen muchas teorías. Ningún equipo juega de la misma manera. Siempre hay margen para lo inesperado aunque parezca imposible. Y nadie, salvo en Argentina, cree en otro resultado que la victoria teutona.  En pura hipótesis se enfrentan el bloque a la individualidad, la seriedad a la inspiración, la solidez al gambeteo o, si se quiere, la prosa a la poesía.    ¿Podrán los pequeños genios de Sabella imponerse a los grandes peones de Löw? ¿Preferimos a un Agüero o a tres Klose? Son preguntas para contestar a largo plazo, pero que no tienen respuesta en tan corto espacio de tiempo. Así que mantenemos nuestra opinión, pero sin rellenar la quiniela.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook