Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 20
    Mayo
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El cinismo tiene cómplices

    Ya no cabe la menor duda de que Gabriel Cerdà ha sido ya no solamente el presidente más nefasto de la historia casi centenaria del Mallorca –y los ha habido malos– sino que también ha sido el peor directivo en noventa y ocho años. Lo cual, por lo que se ve, se la trae al fresco.


    Ayer, con el apoyo tácito o explícito de los Terrasa, Blum y compañía, perpetró el mayor ejercicio de cinismo con tal de poner a Serra Ferrer en un brete y obligarle a repetir lo que ya ha manifestado anteriormente, que no quiere entrenar ni aquí ni en ninguna otra parte. Algo que todos sabían muy bien antes de someter a escarnio tanto a Olaizola como a Pep Alomar.


    A ver, el de Sa Pobla se ha equivocado en muchas cosas pero, aun con sus errores y defectos, meterle en el mismo saco que a estos personajes, es comparar a Dios con el diablo. Conocedor de que uno de los objetivos del presidente era precisamente obtener la renuncia de Toni Prats, el ya exdirector deportivo cometió el error de ceder la plaza. Es uno de los botines que Cerdà siempre ha esperado obtener de sus innobles batallas. Con Miguel Coca y Jaume Cladera, lleva tres triunfos personales que equivalen a otras tantas derrotas del Mallorca como club y como empresa. Algo difícil de entender para el mallorquinismo de a pie y para la sociedad balear en general.


    La plantilla no arropó a Carreras en su salida, como sí hizo con Oltra. Un detalle que no pasa desapercibido, pero no exime de responsabilidad a unos futbolistas cuya profesionalidad admite más de una duda. El ambiente que les rodea no es el más idóneo, sin duda, pero dado que no han dejado de percibir sus emolumentos, han de trabajar al margen de la hipocresía de sus jefes si no quieren caer en la misma consideración.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook