Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 21
    Septiembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El castigo pudo ser mayor

    Nada diferente a lo esperado. A los cuatro minutos ya le habrían podido caer dos goles en contra al Mallorca. Una pérdida de balón de Tissone en el centro del campo y otra de Cendrós obligaron a Aouate a retrasar lo inevitable que, en un tercer error, esta vez también del guardameta, llegó en el minuto ocho. Demasiado tiempo por delante para asistir a una agonía tan previsible como lenta y prolongada.

    Esta vez le tocó a Víctor soportar el rol de náufrago solitario en el que ya se quemó Cavenaghi igual que esta temporada Tomer Hemed. Sin media punta, con Tejera lento, fallón y a kilómetros de distancia, no había más opción que intentar evitar la goleada y, con ella, la humillación. Confiado a un milagro imposible, Laudrup tardó aún quince minutos más allá del segundo gol del Villarreal, a partir del enésimo lance en que los centrales bermellones se pusieron en evidencia, para dar entrada a Castro y Alfaro en pos de obtener algo más de fluidez en medio de la intrincada espesura de sus pupilos.


    Nunca sabremos si el Mallorca llegó relativamente bien hasta tres cuartos de campo o su anfitrión le esperó allí para noquearle a la contra. Particularmente creo que más bien lo segundo. Así que la oposición balear tuvo un sentido figurado en una batalla desigual más próxima al aumento de la ventaja local que al disfraz de una derrota mínima. Centrales aparte, merece la pena consignar la inhibición de Nsue en tareas defensivas, dejando a Cendrós a cargo de una banda derecha que, no casualmente, fue durante toda la noche una autopista con semáforo en verde para el ´Submarino amarillo´.


    Tomamos nota del pase de Zuiverloon directamente a la grada y del recorrido inverso de Aki, tal vez porque hay tres partidos en una semana y esto no hay cuerpo que lo aguante, al menos no el de los jugadores del Mallorca. O sea, rotaciones.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook