Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 29
    Julio
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Ejercicios de memoria

    El último párrafo de mi columna de ayer decía: “Me pregunto si Oltra, actualmente cabeza visible del Recreativo, cambiaría a alguno de los mencionados por los que tiene ahora a sus órdenes. Seguro que sí. Tanto a él como a sus pupilos les vino muy bien que la víctima propiciatoria habitara más arriba. Una ventaja de la que sus sucesores no van a disponer. O si.”

    Los mencionados eran diez jugadores del Mallorca de Segunda que la próxima temporada jugarán en Primera. Pues bien, según noticias emitidas por una televisión local onubense que no hemos podido confirmar, el técnico blanquiazul habría pedido a sus directivos un esfuerzo para fichar a Nsue, Alfaro y Cadamuro. Vaya por delante que nada más lejos de mi intención que anotarme una de farol, sino como prueba de que el Mallorca no tenía una plantilla para pasarlo tan mal, ni la planificación era tan funesta como se ha querido, interesadamente, dar a entender. Puestos a recordar, el 25 de febrero del año 2013 escribí: “Sus planes pasan por convertir al teutón en el Antonio Asensio del siglo XXI y volver a ocupar un despacho en Son Moix con un salario de ciento cincuenta mil euros anuales, que ni Alemany se atrevió a cobrar en la cúspide de su éxito. Aspiran a echar al accionista mayoritario y a su felón valedor para nombrar director deportivo a Iván Campo, entrenador a Soler y segundo a Nadal. Todo sin contar a dónde irían a parar la otra mitad de las acciones. Si para ello es necesario que el equipo descienda, el fin justifica los medios. Ya se han encargado de desestabilizar lo suficiente para emponzoñar todas las instancias, vestuario incluido”. Fui literalmente inexacto porque Iván Campo no ha entrado finalmente en la quiniela. Por lo demás, con los papeles reasignados, la trama urdida por Utz Claassen y Pedro Terrasa responde en espíritu y casi en la forma, a la profecía precedente.

    En estos nuevos tiempos de limpieza de cara, el director deportivo impone sus órdagos y hace bien. Ya amenazó con marcharse si no le decían qué iba a cobrar, protestó por las filtraciones tan habituales de las reuniones del Consejo de Administración y podría llegar a exigir que ni un solo accionista se entrometa en su labor e incluso que no se le cuestione. Todo se andará. Con motivo, desde luego.     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook