Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 09
    Abril
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Domingo de Pasión

    Lejos de celebrar la resurreción determinada por la festividad del día, el Mallorca se empeñó en prolongar su pasión en actitud de claro desafío a su propia capacidad de sufrimiento, llevada al límite en el ejercicio pasado. Un único disparo a puerta en la primera parte, ¡a cargo de Cendrós! Una ocasión desperdiciada por Víctor y un balón de Pererira, fue toda la contribución ofensiva de un equipo que se enfrentaba a una de las dos finales consecutivas del calendario. Por el contrario, acabó pidiendo la hora y defendiendo el punto obtenido como verdadera agua de mayo, por insuficiente que parezca para alcanzar el objetivo de la permanencia sin esperar a la última fecha de la competición.    

    UN EMPATE NO SIRVE PARA NADA, como no se cansaba de recordar Aragonés, pero desde el pitido inicial pareció pactado. Nadie quiso arriesgar en busca de la victoria, pese a que el Granada pobló el centro del campo, consciente de las limitaciones de su anfitrión para hacer otra cosa que no sea ganar metros a pelotazos o trompicones, como en el fútbol americano. No sacó el menor provecho de su control, ni siquiera cuando, con Tejera en lugar de Martí, los bermellones bajaron su presión en la zona. Y es que con Víctor desacertado, Castro nuevamente desaparecido y Ramis espantoso en la salida del balón, a los de Caparrós se les apaga la luz. Y conste que van a necesitarla, además de otras cosas, para ganar el jueves en Santander por desahuciados que les reciban los cántabros. Firmar tablas entonces, tampoco iba a servir de mucho.                                                                  
     PUESTOS A ENDULZAR la procesión con algún confite o peladilla, lo menos malo del resultado se concreta en el hecho de haber mantenido la portería imbatida, tras muchas jornadas de encajar y las concesiones del Villarreal y el Sporting en sus salidas, aparte la previsible derrota del Zaragoza, que permiten una distancia de nueve puntos respecto al descenso y de cinco en relación a los torpedos del ‘Submarino’, barrido por las cargas de profundidad del Betis, otro que respira por encima de los bermellones. En el capítulo de lo destacado, la afluencia de casi trece mil espectadores a Son Moix en un día y una hora que aconsejaban no perder un segundo detrás de un espectáculo poco gratificante.

    LA CONEXIÓN AMENA también juega a la contra en los despachos. Mientras el ínclito Claassen viaja a Mallorca acompañado de Lothar Matthaus y no para recomendarle un lugar donde pasar sus vacaciones, su compatriota Armin Karg reflexiona sobre si recurrir o no la sentencia que da vía libre al convenio con los acreedores del club, a los que Delta Sport debería defender, en su condición de representante, en lugar de prolongar los plazos de cobro. Curiosamente Claassen también propuso deshacer el contrato del club con la marca Makron y sustituirla por otra digna de sus auspicios. Simple casualidad, aunque a vista de pájaro no se vislumbren los beneficios de tan burdas maniobras.     

    EN UN DOMINGO ACIAGO por lo que hace referencia al fútbol mallorquín, nos refugiamos en el motociclismo. Estrepitosa derrota del Baleares, tan soprendente en sí misma como por sus guarismos; el Mallorca B alejado del play-off después de perder en Lleida, mientras el Manacor vuelve dignamente a la Tercera de la que quizás, no debió salir. La prometedora clasificación de Luis Salom en la cuarta plaza del Gran Premio de Quatar en Moto 3, confirma las buenas sensaciones ofrecidas por el mallorquín a la estela de un Lorenzo que, como no podía ser de otra manera, promete guerra en la recién estrenada temporada del motor. No hay máquina que le desanime, ni contrincante que le humille. ¡Ya quisieran muchos futbolistas!

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook