Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 17
    Diciembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Desequilibrio como caldo de cultivo

    Los números son casi siempre feos, pero no mienten. Clasificación en mano, el Mallorca tiene la peor defensa de Segunda División -y Geromel amenaza con marcharse- y su ataque, glorificado por aire, mar y tierra hasta en boca de su entrenador, es el undécimo. O sea que menos lobos. Miño, el portero, viene brindando una de cal y otra de arena, al tiempo que deja pasar la ocasión de su vida para hacerse el dueño de la meta en una categoría superior. Y el mismísimo Oltra cambia de partido a partido, como prueba evidente de que no ha dado con la fórmula que dé equilibrio a este equipo que no destaca en nada y magnifica su negatividad.

    El Villarreal, que las pasó canutas para ascender, había sumado cinco puntos más que los que acumula el Mallorca tras la décimo octava jornada. También es verdad que no existía la igualdad de esta temporada y las distancias eran mayores, pero obtener tres victorias consecutivas en la segunda vuelta suele ser mucho más difícil que en la primera y, recordemos, el Mallorca no las ha logrado desde el mes de agosto.

    Mientras el presidente legal e ilegitimado anda preocupado en marcadores electrónicos, parques infantiles y ostentar un poder tiránico y absolutista que no le corresponde, el mercado de invierno está a punto de abrir sus puertas y se presenta como un recurso imprescindible pese a las reservas que estas operaciones siempre generan. El caso es ponerse de acuerdo en las necesidades más perentorias, pues ahora mismo son bastantes las grietas a reparar. Hay dudas entre los tres palos, en el centro de la zaga, en alguna de sus bandas y en el centro del campo. Pero la tesorería, no está para grandes alegrías ni inversiones, en paralelo al caos institucional que tiene hasta el gorro a la afición y abona el manfutismo de algunos jugadores, a quienes el protagonismo de la planta innoble viene de perlas.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook