Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 17
    Septiembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Desde la oscuridad

    Al Mallorca, que no había visto salir el sol, se le hizo de noche cuando Osasuna abrió el mercador transcurrida más de una hora de partido. Hemed alumbró una vela en medio de sus propias tinieblas para dejar el duelo en sus iniciales tablas, tras una batalla que un árbitro malo, Ayza Gámez, rompió al expulsar precipitadamente a un delantero local, Llorente, y a un defensa visitante, Nunes. Agazapados en la sombra, los de Caparrós solamente tuvieron fuerzas y exhibieron un poco de ambición a partir de verse por detrás en el luminoso. Hasta entonces ofrecieron su peor versión, sin mayor meta que dejar su portería a cero. Sin referencia arriba por la tarjeta roja a su hombre más adelantado, los navarros quemaron sus naves en los amarres firmes y expeditivos de la zaga balear.    

    SIN IDEAS Y CON JAVI MÁRQUEZ DESAPARECIDO en combate, el inquieto hombre del banquillo dio la sensación de no disponer de un plan alternativo frente a la adversidad. Alfaro, sin  conectar en ningún momento con el israelí, ni dificultar la salida del balón, casi siempre en poder de los anfitriones, tuvo que dejar pasar su oportunidad en beneficio de Geromel. Joao entró más tarde de lo que aconsejaba la falta de sentido común de sus compañeros a riesgo de la inutilidad de su aportación, igual que Arizmendi, cuya ayuda demandaba a gritos su exhausto y solitario camarada goleador. Esta vez salió bien, porque un punto sabía a gloria bendita cuando ya habían volado los tres, pero no es de valientes, sino de timoratos, retar al destino.                                                                  
    OCHO PUNTOS SÍ QUE SON MUCHOS a pesar de que sólo se hayan disputado cuatro jornadas. El Barça sume al Madrid en la más espesa negrura al aventajarle en tres cuartas partes del escaso camino recorrido. Mourinho se esconde detrás de sus jugadores y el madridismo recela más de su equipo que de los tambores de independencia que aliviarían sus pesadillas ante la posibilidad de relegar a su eterno enemigo a un campeonato doméstico en ardua competición con el Sabadell, el Girona y otros rivales a los que batir sin necesidad de un presupuesto muy elevado. Claro que, a diferencia de lo que Florentino piensa y cree, sus fantasmas habitan en el Bernabéu y no en campiñas lejanas.

    CUATRO MIL SOCIOS MENOS  declara, entre otros, el Espanyol. Tales cifras no denotan el menor desarraigo social, sino el hondo calado de la crisis económica y, sobre todo, la consecuencia de la locura horaria impuesta por las televisiones empeñadas en vaciar los estadios, en connivencia con la Liga de Fútbol, cuyo vicepresidente ha sido consejero del Logroñés, Alavés, Badajoz, Cádiz y Huesca, por no mencionar a Piterman, Ruiz Mateos y Lopera. La pequeña pantalla lo invade todo, hasta la delicada tesorería de los clubs de Tercera División por cuyas transmisiones no quiere pagar, sino cobrar aunque sea mediante un porcentaje de no se sabe cuánto, ni cómo, a aportar por una empresa de ¿marketing?, eso dicen, digitada por la Federación Balear a cambio de una comisión no soterrada.

    SIN COMERLO NI BEBERLO Lorenzo vuelve a distanciarse de Pedrosa, víctima de la opaca desgracia en San Marino. Ya hemos recordado en más de una ocasión que la suerte juega un papel importante en todo deporte. Al mallorquín, que ocasionalmente la tuvo en contra, ayer le permitió una carrera plácida que despeja su camino hasta el Mundial en el que debutó, sin ser colista por la misma razón: David Salom. Claro que, como también se apunta, hay que ir en busca de la fortuna. El Mallorca podrá decir que tiró cuatro veces a puerta, marcó un gol y estrelló dos remates en el larguero. Todo es según del color del cristal con que se mira.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook