Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 05
    Febrero
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    De todo menos fútbol

    ¿Piove?, ¡porco governo!. Todo lo malo que pasa en el Mallorca tiene un culpable: Serra Ferrer. No hay como no ser gracioso para caer en desgracia. Lo bueno, once millones de beneficio en su primer año de propiedad y permanencia en Primera, no cuenta para nada. Eso lo habrán hecho otros. Los buenos de la película son los Nadal, Claassen, los pobres trabajadores acosados y vilipendiados, Laudrup y Larsen, los administradores concursales, la Federació de Penyas y hasta Javier Martí Asensio si fuera preciso. Y si los árbitros se equivocan es porque aún se acuerdan de las protestas del pobler cuando aún entrenaba y si movemos la coma de una frase, ¡ojo! que aquí está la censura. El Mallorca es un sentimiento del que algunos se creen exclusivamente imbuidos. Sólo que cuando Llorenç se enfundó el color rojillo, todos los nombrados y más,  desconocían si el Sitjar estaba en Es Fortí o en Porto Pí.   

    NO SON MALOS LOS ÁRBITROS sino los arbitrajes. En un partido sin incidentes ni alevosía, casi de guante blanco y no por la nieve caída en las horas previas, Velasco Carballo hizo marcar las líneas del campo en rojo sobre verde y mostró tres tarjetas de expulsión a otros tantos jugadores. Nadie dirá que sus decisiones fueron precipitadas o injustas. Había nevado y los futbolistas cometieron las infracciones señaladas. Solo que el encuentro se disputó sin un solo copo sobre el césped y que un colegiado que, no se sabe por qué, va a representar al Comité en la Eurocopa, debería tener el genio menos corto y su templanza más larga.                                                               
    LOS MALLORQUINES SOMOS FENICIOS, envidiosos y poco solidarios, pero no violentos. A pesar de ello, el Mallorca viajará a Málaga el póximo fin de semana sin cuatro de ellos en la convocatoria. Uno, Cendrós, por lesión. Los otros tres por faltas se supone que graves: Ramis, Martí y Víctor. En la Rosaleda podemos ver una alineación sin un solo paisano vestido de bermellón. Quizás haya que remontarse años atrás para encontrar semejante coincidencia. No es que creamos que nacer en la Isla confiere patente de corso en calidad futbolística, solamente es un dato que avala la creciente deshumanización del fútbol global.

    AL MADRID Y A PEPE LE DEJARON DE PITAR  otro penalti; en contra, naturalmente. En el área del Getafe hubiera sido otra cosa. El ciego esta vez fue el colegiado valenciano Ayza Gamez quien, precisamente, ha sido designado para dirigir el Málaga-Mallorca del domingo. Podremos apreciar su veleidoso criterio en tanto en cuanto errar una decisión que perjudica a un equipo modesto no tiene ninguna repercusión y, por el contrario, aplicar estrictamente el reglamento a cualquiera de los dos grandes supone estar en la picota y en determinadas portadas durante semanas. No se equivocan intencionadamente, el subconsciente es muy traidor. Mourinho lo sabe. Por eso presiona, porque le dejan.      

    SE LA PEGARON todos nuestros representantes en Segunda B. La jornada ha representado la indecorosa retirada del Sporting, víctima de los delirios de grandeza de un tal señor Segarra que, recuerden, no desembarcó en el Mallorca porque Serra Ferrer lo impidió. Seguramente también hizo mal. Por perder hasta lo hizo el Baleares, líder incontestable que todavía puede permitirse el lujo. El Mallorca B, más fiel al estilo de sus irregulares jugadores que de su ejemplar entrenador y deportista, fue increiblemente goleado por un recién ascendido. Y el Manacor, sin restar mérito a su austera política, dio un paso más hacia el descenso. Sin duda es mejor sobrevivir con dignidad y recursos propios, sea en la categoría que sea, que montarse en la subvención pública para conquistar reconocimiento social.   
     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook