Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 30
    Mayo
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cuestión de precio y opiniones

    Si el Chori Castro es Maradona, ni la Real Sociedad el Chelsea. En el Mallorca, el charrúa sólo ha brillado en la etapa de Manzano y bajo la estricta vigilancia de Caparrós. Su primera temporada fue un desastre y lo rozó intermitente a las órdenes de Laudrup. Conclusión: su renovación podía haber sido interesante, pero no a cualquier precio y, mucho menos, al que pretendía, cómo no, el representante del futbolista. Para que se hagan una idea y según nos contaban ayer desde Donosti, tres temporadas a un millón de euros por cada una de ellas, más una prima de uno y medio por disponer de la carta de libertad o, lo que es lo mismo, pagarle a él por su hipotético traspaso. ¿Vale tanto dinero una buena zurda, algún lanzamiento de falta y una resistencia física limitada? Cuestión de opiniones.
      
    Dado el constante ir y venir de futbolistas a lo largo de estos dieciséis años en Primera División, el Mallorca ha demostrado como ningún otro club  hasta qué punto resultan imprescindibles o no la mayoría de jugadores. Salvo el hueco dejado en su día por Etoo, hoy por hoy el futbolista mejor pagado del mundo o casi, no recuerdo haber echado de menos a nadie. Me refiero a alguien insustituible, aún reconociendo la calidad y el gozo que nos proporcionaron grandes peloteros como Ibagaza, Valerón, Engonga, Stankovic y otros que nos dejamos en el tintero, pero no olvidamos. Castro, la verdad, se mueve a una muy respetable distancia de los mencionados. 

    No es tan importante su baja, sólo pendiente de confirmación, como su sustituto. Ni en el resto de la plantilla, ni en el filial se perfila un jugador de banda izquierda que, como consecuencia, habrá que buscar en el mercado. O, mejor dicho, dos porque tampoco hay  defensa del mismo lado. Y en eso, como en otras cosas, no puede haber equivocaciones o estaríamos hablando de algo muy distinto y preocupante.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook