Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 20
    Septiembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cualquier tiempo pasado

    Mendilíbar, entrenador de Osasuna, ha dicho que el ocho a cero encajado por su equipo en el Nou Camp fue la consecuencia de encontrar al Barça cabreado. Viene a cuento porque ignoro si es mejor visitar al Villarreal cómodo y en la situación que le corresponde por la calidad de su plantilla o indispuesto por no haber ganado ni un partido oficial desde el pasado uno de mayo, lo que se manifiesta con su condición de vicecolista y con un solo punto, aunque a estas alturas no hay que exagerar la trascendencia de los resultados. En el caso del Mallorca seguramente da igual, porque su peor enemigo habita en sí mismo y no en el contrario.

    Por descontado que el fútbol guarda sorpresas, como ya han demostrado Real Sociedad y Levante con el Barcelona y el Real Mourinho, pero uno, que peca de pesimista, no ve al Mallorca con pinta de amargar la fiesta a nadie, por mucha alegría que produjera empeorar la mala racha de su malquerido anfitrión. Si a Son Moix acuden los doce o trece mil de siempre, cante Tomeu Penya o el defensa central, el equipo de Laudrup no despierta entusiasmo ni siquiera entre los futbolistas que lo integran, que debería ser la primera causa de cese más allá de los propios resultados.

    Noche de nostalgia al ver a Borja Valero y De Guzmán vestidos de amarillo, lo que nos retrotrae a tiempos pasados que siempre fueron mejores en el terreno de juego, que no en la tesorería ni en los balances de cuentas.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook