Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 20
    Febrero
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Consejos de puertas abiertas

    no recuerdo, en los veinte años, más arriba o abajo, que el Mallorca funciona como sociedad anónima deportiva o, lo que es lo mismo, como entidad privada, que sus Consejos de Administración hayan sido de información previa y posterior, ruedas de prensa incluidas, como sucede ahora. Quiero pensar que estas últimas se deben a las filtraciones interesadas de diversos contenidos de las reuniones y alguien pensará que, puesto que alguien lo va a divulgar, mejor contarlo antes.


    De hecho no tengo conocimiento de que las convocatorias semejantes sean conocidas en ningúno de los cuarenta y ocho clubs de la Liga de Fútbol Profesional, y que sus conclusiones se publiquen hasta en la propia página web de la sociedad en cuestión. En definitiva, no recuerdo que Miquel Dalmau, que en paz descanse, Bartolomé Beltrán, Antonio Asensio Pizarro/ Mosbah, Vicenç Grande, Guillem Reynés o el mismo Mateu Alemany se vieran forzados a informar al público antes y después de las cuestiones que, evidentemente, no conciernen más que a la empresa. Ya, cuando hasta nos atrevemos a poner en solfa quién o quiénes compran las acciones, y hasta debatir en público asuntos internos como la continuidad de un cargo o el despido de un empleado, es que en este país alguien ha perdido la chaveta o verdadera y definitivamente desconocemos los  derechos que acogen y protegen la propiedad privada, sea mercantil, que es el caso, o deportiva, que también.


    No quisiera extenderme más sobre el particular, solamente levantar acta de mi estupor y sorprenderme de que los accionistas del Mallorca, sin excepciones, acaten la imposición tácita de tener que hacer públicos unos acuerdos que no afectan a la actividad y cuya información únicamente se debe a los propios miembros del Consejo y la Junta General. Todo ello sin percibir un solo euro de ninguna institución pública, lo que ya exigiría un comportamiento diferente.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook