Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 14
    Febrero
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Confianza ciega o plena inconsciencia

    José Luis Oltra dispone de argumentos más que suficientes para haber dejado de ser entrenador del Mallorca sin depender de decisiones ajenas. Él mismo ha tenido que ver cómo los jugadores desoyen sus instrucciones, le han televisado algunas broncas y ha declarado en más de una ocasión que esperaba mucho más de ciertos futbolistas algo en lo que, de otro lado, coincidimos todos. Y no traicionaremos la confidencialidad de otros comentarios en privado, pues alguno de los afectados ya ni siquiera está en la plantilla.
      
    También se sabe cuestionado por la mayoría de figurantes de la planta innoble de Son Moix. El exapoderado Cerdá, excediéndose en sus funciones, ya mantuvo conversaciones con determinados técnicos en Barcelona, los consejeros Terrasa y Roig se limitan a seguir las directrices de Utz Claassen que, como ya hizo con Laudrup, le utiliza en su guerra con Serra Ferrer, pero suspira por sentar en el banquillo a uno de sus compatriotas, llámese Matthäus o cualquier otra cosa.

    Ha tenido que tragar sapos y culebras al permitir la entrada del presidente sin presidencia en el gimnasio de la ciudad deportiva, el vestuario y para arengar al grupo antes de un partido. Sin olvidar su insólita asistencia a una reunión del consejo de administración para informar a sus neófitos sobre las necesidades del equipo, altas y bajas recomendables.

    Oltra ha de estar convencido de que no solamente genera dudas en el seno del club, sino controversia en el entorno y un alto rechazo entre la afición. Solo cuenta con el apoyo oficial de sus discípulos, igual que cualquier entrenador de cualquier otro club mientras no se vaya. Por estas y otras razones, sin que el conflicto entre propietarios sea el menos grave, es posible que algún día llegue a la conclusión de que se ha equivocado al no marcharse. Confianza ciega o simple inconsciencia.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook