Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 28
    Septiembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Con tres semanas de retraso

    El pasado 2 de septiembre escribíamos que la salida de Laudrup era la única solución a la situación larvada a lo largo de nueve meses y manifiesta a partir de la rueda de prensa que el danés ofreció al día siguiente del cierre de mercado. En el interín se han perdido tres semanas y media que han redundado en perjuicio del Mallorca sin que nadie, desde su presidente al más pequeño de los accionistas, hubiera rebatido públicamente, como lo hizo él, sus irresponsables declaraciones. Pero hoy todo esto ya es historia. La institución permanece, entre otras cosas gracias a un grupo de mallorquines que encabeza Serra Ferrer, al tiempo que ha pasado un entrenador, uno de los peores de estos últimos quince años,  igual que antes le precedieron otros y mañana los habrá que seguirán el mismo camino. ¡Adiós y suerte!

    La experiencia nos habrá enseñado que el nombre no hace al hombre, sino los hechos que protagoniza. Y ahora que el presente minimiza al pretérito y es preciso dibujar el futuro, tendremos que insistir en que a cada uno se le debe juzgar por sus resultados, por el trabajo que hace, no por su simpatía personal. Particularmente y al margen de la curiosidad que pueda despertar la identidad del sustituto, sea de la casa o no, esta especie de “dimicese” me ha llamado menos la atención que el hecho de que el Mallorca haya cerrado un ejercicio en positivo, nada menos que once millones, y que su presupuesto de gastos sea inferior al anterior en dieciséis. En un postrero intento de ofender, Laudrup parafraseó a Serra Ferrer en su despedida del Betis y afirmó que el club será lo que quiera su propietario, lo cual no deja de ser una obviedad. Pero números en mano, podemos añadir amén sin dudarlo ni por un momento. 

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook