Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 29
    Marzo
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Con todos los honores y un poco de calma

    Espero que a Rafel Nadal no le den un año de estos el Cornelius Atticus, más que nada porque hace bastante tiempo que algunos de los premiados no cumplen ni de mucho los requisitos que exigen las bases sin entrar a valorar sus méritos, que también habría que hablar del bacalao. Lo de que le designen abanderado de la representación española en los JJ OO de Londres, pues me parece bien. No es un asunto para entrar, ni para salir. Allá las federaciones y el COE.

    Hemos sabido, paralelamente, que nuestro paisano ha abandonado la vicepresidencia del consejo de profesionales de la ATP, al parecer por diferencias profundas respecto al modo de actuar del mismo, es decir por diferir de la opinión de Roger Federer, cuyo distanciamiento se hace cada vez más notorio puesto que el suizo se ha permitido hasta ganarle en la semifinal del primer gran torneo de la temporada.
      Dado el aparentemente distinto carácter de ambos, no es de extrañar. Así lo ha reflejado Ljubicic al comparar el talante sosegado del suizo a la hora de negociar, frente al más agresivo y ejecutor del joven de Manacor. “Si mandara Nadal”, ha añadido, “esto sería un desastre”.

    La edad probablemente tenga mucho que ver. El número dos del mundo ya no es aquel niño de 19 años que opinaba por boca del tío Toni, como él mismo quiso aclarar hace unos meses. El seis veces ganador de Roland Garros asegura tener criterio propio y poco a poco saca fuera de la pista el pronto que, ocasionalmente, muestra dentro. Y puede que tenga razón en sus reivindicaciones, pero por madridista que sea tampoco tiene que rebasar ciertos límites, como si de un Mourinho cualquiera se tratase.
    Su admirado Laudrup no se lo aconsejaría, ni nosotros tampoco.
      Pero volvamos al punto de partida. ¿Abanderado?, sí. Con todos los honores al que puede ser el mejor deportista español de la historia.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook