Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 27
    Enero
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Con mucha ilusión y ningún dinero

    A nadie cabe la menor duda de que uno o dos fichajes en el mercado de invierno alegrarían a la desarraigada afición mallorquinista. La cuestión es que los nombres que hasta la fecha han trascendido no responden fielmente a las necesidades de este equipo, bastante mal dotado en sus laterales. Sin entrar a valorar las cualidades de Arizmendi y Parejo, las urgencias del Mallorca no residen en ninguna de las demarcaciones que ambos ocupan. Con eso no doy a entender que no fueran bienvenidos, pero se me antoja bastante más importante reforzar las bandas, cuya debilidad fuerza un entramado de protección que podría ser mucho más sencillo a la par que eficaz.

    Más allá de que haya o no incorporaciones antes del próximo martes, discrepo de quienes polemizan e incluso niegan la eficacia de los refuerzos invernales. A lo largo de estos últimos quince años en la sala de máquinas de Son Moix se gestaron traspasos o cesiones como las de Iuliano, Basinas, Nunes, Etoo o el mismísimo Aouate, con quienes a día de hoy todavía forjaríamos una alineación de ensueño. Otra cosa es que que la crisis económica, a cuya tormenta no escapa nadie y mucho menos el fútbol, permita a la mayoría de clubes invertir el dinero que no tienen. Sin embargo hay movimientos que, aún escasos, parecen certeros.

    La proximidad geográfica que, le ha permitido al Rayo Vallecano obtener la cesión de Diego Costa, objetivo de Llorenç Serra Ferrer el pasado verano al que no se plegó un Gregorio Manzano que ya es historia. Pero unos por su pobre tesorería, otros por sus nada despreciables deudas y terceros, como el Málaga, sancionados por sus incumplimientos, se ven obligados a reprimir tanto sus deseos como sus menesteres. Es la situación del Mallorca, atado de piés y manos y con numerosos frentes abiertos que le impiden centrarse en lo esencial. Aquí impera el "antes de entrar, dejen salir" sin remedio ni recurso. Eso sí, la salida de Aki o de cualquier otro de sus compañeros y las entradas, de haberlas, no deberían verse acompañadas de nuevos esperpentos como el fallido fichaje de Ogunjimi o la espantada de Ujah. Lo que haya que hacer, que sea en tiempo y forma. Y si no, pues nada.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook