Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 13
    Abril
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Con la gorra para seguir en Primera

    Si uno observa la alineación con la que el Mallorca terminó el partido y aquella con la que lo inició el Racing, puede adivinar con milimétrica exactitud lo sucedido en el escenario que la próxima temporada albergará partidos de Segunda División. Alvaro Cervera, el inexperto técnico local, lo tiene tan claro que no sólo opuso un once plagado de jovencísimos jugadores en línea con su misma bisoñez, sino que montó una defensa de tres centrales que, a las primeras de cambio de cada período, se habían tragado tres goles como tres soles, pese a los nubarrones que no sólo en el cielo se cernían sobre Santander.
     
    Alguien que no viera el encuentro podría extraer la errónea conclusión de que el Mallorca se ganó su permanencia virtual en  la categoría con una actuación brillante y demoledora. Nada más lejos de la realidad. Verse con el marcador a favor a los treinta segundos facilitó a sus futbolistas lo que más les gusta: el mínimo esfuerzo. Regalaron al Racing el empate, que evitó el palo diestro de la meta de Aouate, y sestearon al punto de poner en peligro una victoria inexcusable, pese al nulo empaque de los anfitriones.

    La eficacia, por el contrario, fue máxima. Es de suponer que, durante el intermedio, Caparrós leyó la cartilla a más de uno y en dos acciones de las que antes del descanso brillaron por su ausencia, habían finiquitado el encuentro antes de cumplirse apenas una hora desde que comenzara a rodar el balón.
       Hablar de los defectos tras haber sellado un triunfo que garantiza prácticamente el objetivo puede molestar e incluso interpretarse como una actitud fuera de lugar. Sin embargo, que un rival descendido y entregado como el de ayer llegue a rematar tres veces a los postes da una somera idea de los graves errores defensivos que, en otras circunstancias, hubieran costado muy caro. Este Mallorca se salvará, sí; pero queda mucho trabajo por delante para alcanzar el nivel de competitividad exigible.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook