Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 28
    Enero
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Como un colador

    Se supone que los equipos de Caparrós se hacen fuertes en defensa. Se dice que los conjuntos basados en el repliegue se distinguen por su orden y disciplina. Se argumenta que cuando un bloque se cierra, coloca un muro delante de su portero. Pues bien lo único que el Mallorca planta para proteger su meta, es un colador, pero no uno cualquiera, ni siquiera de esos de rejilla fina, más bien con unos agujeros por los que se filtra fácilmente un elefante. Y ahí está el drama. Después, en la otra área, cuesta un mundo materializar hasta las más claras oportunidades. Tu rival, el Málaga, pisó cinco veces la caja, convirtió tres goles y perdonó dos. Los locales llegaron incesantemente, dispusieron de hasta trece saques de esquina y tuvieron que convertir un libre directo y un rechace. ¡Peligro!

    SE ENCIENDE LA LUZ ROJA y no es la del semáforo, sino la de alarma. No resulta baladí detenerse en el análisis de los tres goles encajados. No en vano llevamos nueve en tres partidos. En el primero Nsue, devenido en el defensa que no es, contempla sin mover un músculo cómo el balón le cae a Saviola. En el segundo Kevin, que juega allí pero tampoco lo es, acude a cerrar la espalda de Nunes, descuidando la propia en la que, por añadidura no aparece ningún compañero, en acción defensiva digna de Tercera. En el tercero toda la zaga, concentrada en un flanco, consulta al hombre del tiempo mientras, por la banda opuesta, un lateral enemigo alcanza la cocina sin que nadie le pregunte quién es y a dónde va. El cristal se hace añicos.
    JUGAR COMO NUNCA, PERDER COMO SIEMPRE equivale a muerte anunciada. Ximo o Nsue, Geromel-Nunes, Nunes-Bigas, Geromel-Anderson, Kevin-Bigas. El único que no ha jugado aún como zaguero es el único que firma como tal: Fontàs. No es una reivindicación, solo un apunte para reafirmar la realidad de que la línea de atrás ha cambiado más que los disfraces de Lady Gaga en un concierto. A fuerza de una endeblez de la que no escapan pivotes ni carrileros, el Mallorca se ha metido en un pozo del que le costará salir, si es que lo consigue. La nueva alineación, para que se vayan familiarizando, incluirá a Hutton, Geromel, Nunes y Luna. Les ha caído un marrón que ni ellos mismos se imaginan. Y Gio, por otra parte, no puede con todo. El problema no es jugar arriba con dos o con tres, sino hacerlo abajo con un mínimo de concentración y solidez.

    LA NIEBLA INVADE EL PAISAJE del fútbol balear. Tres equipos en descenso, el Mallorca, su filial y el Binissalem, otro a las puertas, el Constancia y el cuarto, el Atlético Baleares, a nueve puntos del play off. Eso sí, con una plantilla ultra renovada a la que no falta el toque mediático oportuno. Es lo que se le llama una buena planificación y lo demás son gaitas. Menos mal que en marzo no hay mercado de primavera, porque quien más quien menos experimentaría si a la tercera va la vencida. ¡Ah! y en Tercera, por si faltara la guinda de tamaño pastel, dominan los equipos de Eivissa y Menorca. En dos palabras, ya saben: ¡Im....presionante!  

    CON LA QUE ESTÁ CAYENDO hemos de refugiarnos en el balonmano, ese deporte que practicó Urdangarín antes de dedicarse a otras cosas y em....palma....rse. Cachondeo aparte, tiene su guasa que España se proclame campeona en el Palau Sant Jordi, vitoreada por miles de... aficionados. Lo que hizo nuestra selección no es ganar una final, mientras Caparrós perdía la primera de ellas, sino apabullar al finalista. Ahora despedimos enero y su famosa cuesta, ya tan empinada que lo mismo vale para febrero, marzo y los que vengan. Claro que más que una pendiente, lo que nos espera es una pared en vertical. Y no precisamente defensiva.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook