Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 04
    Noviembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Como el pupas

    Hubo un tiempo en que al Atlético le llamaron el ‘pupas’ de Primera. El Mallorca, esta temporada, parece ser su digno heredero. La plaga de lesiones que se ha cebado sobre su plantilla cual maldición o plaga egipcia, ha terminado por afectar el rendimiento de un equipo que comenzó muy bien el campeonato, pero se ha complicado tras cinco jornadas sin sumar un solo punto y, a la vista del calendario, serán media docena. Con once de treinta posibles estará en porcentajes de descenso. Ayer mismo no mereció perder ante un Deportivo que remató dos veces entre los tres palos y marcó un gol, pero la vida de los desafortunados transcurre por un desfiladero cuyo camino sólo se abre con pólvora y la poca que atesoran los bermellones se humedeció bajo el granizo de A Coruña.   

    CAPARRÓS TODAVÍA NO HA ENCONTRADO la forma de insertar en el equipo a Fontàs y Giovani. Prescindió inicialmente de ambos para resetear el dibujo y la actitud. Con Nsue como relevo natural de Ximo, Arizmendi y Pereira aprovecharon la autopista por la que Laure y Ayoze mantenían su semáforo en verde. Encomiable aunque vano el esfuerzo del primero, que nunca encontró la colaboración de Víctor, en su peor versión, y Hemed, ambos estáticos, marcándose a sí mismos, una perita en dulce para los centrales gallegos. El segundo, en su línea, quiere ser el niño en el bautizo y el muerto en el entierro, empezar y terminar en solitario todas las acciones de las que cabe esperar algún cañonazo lejano por si toca la lotería.                                                        
    SI EN LUGAR DE FÚTBOL hubiera sido boxeo, alguno de los jueces habría podido decretar la victoria mallorquinista por puntos, pero no hubo opción al haber sido noqueado antes de tiempo, apenas en el segundo asalto. Vista la inutilidad de tanto amago sin pegada, se movió el banquillo. Gio deambuló en libertad de movimientos, estrellándose donde antes ya lo habían hecho sus compañeros y Fontàs se constituyó en defensa central para formar una línea de tres que en hipótesis debería favorecer las subidas de Nsue y Bigas. Otra variante inservible porque Aranzubía apenas fue inquietado, en todo caso solamente advertido en disparos de larga distancia o un único mano a mano que el portero le ganó a Arizmendi antes de su cambio. 

    LA ENFERMERÍA NO SE VACIARÁ POR AHORA,  lo que impone una reflexión profunda, acompañada de un firme acto de fe. Únicamente el Zaragoza, el Granada y el Osasuna han marcado menos goles que el Mallorca en lo que va de Liga. Hasta hace poco la falta de realización se compensaba con una notable fortaleza defensiva que se ha resquebrajado. No es momento de lamentaciones, sino de adquirir conciencia de que hay que luchar con lo que hay que, por opinable que sea, mejora lo que había hace un año. Claro que sí, con todo, resulta que tiene que terminar jugando un chaval del filial como Marc Fernández. Algo está fallando.      

    MIENTRAS ALONSO se resistía en Abu Dhabi a dar por cerrado el Mundial, nos llegaban los no menos preocupantes resultados de los representantes insulares en Segunda B. No pensarán lo mismo en Binissalem, que devolvió al Atlético Baleares a la mediocridad de su campaña en consonancia con la imperante en sus despachos. Aún así, una lectura global nos hace partícipes igualmente de la mala clasificación del Constancia, de más a menos y el Mallorca B, cuya falta de gol y a veces de actitud, cuadra con alguno de los problemas del primer equipo. Noviembre ha empezado para el fútbol balear con muy mal pie. Es pronto para pulsar el timbre de alarma, pero conviene permanecer alerta y vigilantes por si la suerte no cambia.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook