Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 20
    Enero
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Caparrós a debate

    La afición tiene todo el derecho del mundo a cuestionar la labor de Joaquín Caparrós, son los resultados los que miden el trabajo de un técnico y, al margen de las circunstancias, los suyos esta temporada son rematadamente malos. No sólo eso, sino que durante muchas jornadas el Mallorca ha dado la impresión de no ser un equipo mínimamente competitivo, todo lo contrario de las sensaciones experimentadas a lo largo de las primeras jornadas del campeonato.

    ¿Qué ha ocurrido? A estas alturas ya no se puede argumentar el daño producido por la larga serie de lesiones que afectaron a los jugadores más importantes del equipo. Alguno de ellos ha vuelto y la aparente mejoría divisada desde la visita del Zaragoza a Palma se ha diluido en la decepción de la suma de sólo seis de los últimos 45 puntos en juego. Números cantan y un equipo que de veinte partidos ha ganado solo cuatro, difícilmente puede convencer a nadie de que es capaz de doblar esa cifra en las dieciocho batallas todavía pendientes.

    Cuando el técnico de Utrera sustituyó a Laudrup hace casi año y medio imprimió carácter a una plantilla desahogada y poco trabajada. Supo interpretar las características de los futbolistas que se ponían a sus órdenes y, a falta de mayor calidad, les inculcó fe en el método idóneo para paliar sus evidentes carencias.  Se encontró un paquete elaborado a la medida de otro, que supo recomponer a su imagen y estilo. Ahora, con jugadores igual de fríos, pero mejor dotados técnicamente, ha perdido el control y le va a costar recuperarlo.

    El equipo ya no cree en lo que hace. Algunas decisiones disciplinarias, no siempre las de mayor eco mediático, han sido mal explicadas, peor entendidas e incluso, de puertas para adentro, injustas. El discurso plano que trasciende de puertas para afuera, no parece ser muy distinto al utilizado internamente. Lo malo es que un paso precipitado parecería doblar la rodilla ante Claassen, por mucho que al alemán le dé lo mismo pedir la cabeza del entrenador que montar un circo en el párking de Son Moix.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook