Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 03
    Julio
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cansinos y muy aburridos

    Mientras el Deportivo, sin haber hecho nada salvo preocupar muchísimo a la Liga de Fútbol Profesional, hace días que ha superado los 14.000 socios en una ciudad de población netamente inferior a la de Palma, el Mallorca acaba de lanzar una campaña sostenida a día de hoy con un único argumento: los precios. ¡Fenicios teníamos que ser!
    Y es que, lejos de esgrimir más de un motivo para ilusionar al público, nadie para de emitir mensajes erróneos, vacíos, abstractos, incoherentes y contradictorios, alejados de la realidad del fútbol y en medio de un caos institucional al que, igual que la crisis económica, no se le adivina un final.
    La verdad es que si estos consejeros defienden sus intereses accionariales con tanta insensatez, lo mejor que podrían hacer para no tener que vender sus títulos a corto plazo y a la baja, es salir corriendo. Aunque no es menos cierto que alguno de ellos no tiene por qué preocuparse, ya que al fin y al cabo no ha desembolsado un solo euro o muy poquitos.

    El eslogan institucional en plan dar pena es lamentable. No merecemos nada, pero querednos igual. Pero ¿en qué siglo estamos? Dejémonos ya de lágrimas y funerales. La afición no quiere saber nada de enfrentamientos internos, riñas de advenedizos, peleas de vecindario.
    Lo que quiere es saber qué equipo se está haciendo, nombres, hombres, futbolistas, decisiones y proyecto. No que un día haya que vender a Gio por necesidad, por otra parte obvia, y al día siguiente aparezca el listo de turno para soltar ante una alcachofa que el club no necesita desprenderse del mexicano.

    De verdad que, en vez de encandilar, aburren; por convencer, desaniman y en lugar de ilusionar, desesperan. El espectáculo hay que darlo en el terreno de juego, no en los consejos de administración. Protagonistas, los jugadores; no los miembros del consejo de administración. ¡Vamos, digo yo!

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook