Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 11
    Marzo
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cada vez menos, pero aún hay tiempo

    La historia es cíclica, lo que no quiere decir que se repita en el momento en que más lo deseamos. Pero en aras de combatir el pesimismo avalado por las negativas actuaciones del Mallorca, echemos la vista atrás. En la temporada 2004-05 y a falta de seis jornadas por disputar, el equipo entonces dirigido por Héctor Cúper se encontraba a nueve puntos de la permanencia, marcada por el Racing y a diez del equipo que finalmente descendería, el Levante. Recuerdo que antes de viajar a Numancia, colista, el técnico argentino había arrojado literalmente la toalla y proclamado en rueda de prensa que sólo querían ganar alguna de las retantes  confrontaciones por dignidad profesional. En efecto salieron victoriosos de Los Pajaritos y sumaron catorce puntos de los dieciocho en disputa, mientras los valencianos solamente lograron dos empates y se condenaron.

    Ahora aún se han de completar trece jornadas, equivalentes a treinta y nueve puntos, cuando la diferencia respecto al play off es de cinco y aunque en relación al descenso aún es menor, de tres, me declaro más partidario del “sí, podemos”, que de entrar en estado de depresión. Esta lectura probablemente tiene más contras que pros, pero si Carreras logra transmitir al grupo un poco más de autoestima, logra mayor concentración y tensión de partido y analizamos el calendario, aparecerá algún claro en medio de los negros nubarrones que se ciernen sobre Son Moix. Tenerife, Recreativo, Deportivo, Eibar y Las Palmas aún tienen que desfilar por Palma. Hay que visitar campos asequibles como los de Lugo, Ponferradina o Girona entre otros, y aunque nada es posible si el equipo no cambia radicalmente ciertos hábitos, es muy difícil dar alcance a la cabeza de carrera, pero no tanto la del pelotón.

    No es el momento idóneo para mirar la clasificación, ni para marcarse objetivos que vayan más allá del próximo partido. En cambio sería bueno estrechar lazos con y entre los jugadores, que se sientan arropados, aislados de la guerra de guerrillas instalada en la planta innoble y calentar motores para el esprint final. Cada vez queda menos, pero hay tiempo.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook