Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 15
    Enero
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Brisa de esperanza

    Los resultados de la jornada no fueron buenos para los intereses del Mallorca, ni la puntuación obtenida hasta el momento, con porcentaje de descenso, tampoco. Solamente una victoria imprescindible en Vallecas salvaría por los pelos un discutible aprobado. Sin embargo, la actitud y el juego desarrollados contra la Real Sociedad y el Real Madrid, con dispar resultado, no invitan al optimismo pero generan al menos alguna esperanza. Si Caparrós consigue que sus pupilos mantengan el mismo nivel de entrega, sacrificio y eficacia, el resto del campeonato resultará menos traumático aun siendo plenamente conscientes de que la segunda vuelta siempre es más complicada que la primera.   

    REPARTAMOS RESPONSABILIDADES porque si bien el colegiado evitó el dos a cero al invalidar un gol de Víctor por fuera de juego en un error impropio de un asistente de Primera, no hay que olvidar que Pérez Montero acaba de ascender, que curiosamente era la tercera vez que dirigía al Mallorca esta temporada cuando a otros todavía no le han pitado, la primera que arbitraba un partido del Madrid y estaba claro que, en caso de duda, siempre se inclinaría de lado del poderoso, no del débil. No obstante, tanta culpa se atribuye al de negro como al entrenador local, que mantuvo sobre el terreno de juego a futbolistas práctica y virtualmente extenuados y no cambió hasta que llegó el tanto del empate. No vio que, si en la primera parte, Pepe y Ramos apenas pudieron pasar de la divisoria, en la segunda pisaron territorio local durante mucho más tiempo.                                                            
    TENÍA RAZÓN el delantero de Algaida al reflejar su indignación en que “el campeonato está hecho a la medida del Madrid y el Barça”, otro más que se apunta a nuestra permanente hipótesis. Se impone una reflexión cuando hasta en el prestigioso diario El País, José Sámano recuerda que se anula un gol a Sergio Ramos “por una uña” y pasa por alto las decisiones arbitrales que perjudicaron con mayor saña a los locales. Programas como Punto Pelota muestran hasta dónde hemos llegado y en qué preocupante punto ha llegado el periodismo deportivo, más cerca del ‘Sálvame’ de Jorge Vázquez que de ‘La Clave’ de Balbín. Hay más fanáticos delante de las cámaras o detrás de un micrófono, que en las gradas que los ultras ocupan en los estadios.

    VIENE LA COPA, como siempre inoportuna, para alimentar la paranoia de los clásicos. El trago de txacolí le vino bien al Mallorca para mostrar destellos de calidad, pero sigue reclamando una atención que la clasificación liguera restringe a la carrera de fondo en detrimento del KO. Lo peor, aunque no todos piensan lo mismo, es que el Athletic no asemeja menos asequible que otros contrincantes. Se precipitaron quienes, por empatarle al Barça, quisieron colocar al equipo que entrena Bielsa por encima del que Clemente convirtió en campeón de España. Las comparaciones son tan odiosas como inevitables, pero la avalancha de información induce a aventurar valoraciones precipitadas al anticipar las noticias a los propios acontecimientos.
       
    El FÚTBOL HA GANADO LA PARTIDA durante toda la semana. Quizás sí que haya que agradecérselo a la continuidad del Mallorca en la cita copera. En medio de la desilusión nacida a través de los enfretamientos internos y las convulsiones sociales que han copado espacios durante tanto tiempo, hablar solamente de lo que más próximo ronda al balón nos ha hecho revivir en un oasis donde sucesivos soplos de aire fresco nos han rescatado del hastío. No atravesamos momentos que nos permitan imaginar que la realidad responde a nuestros deseos, pero rezaremos para que Caparrós y sus pupilos nos mantengan adormilados en su nube.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook