Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 16
    Octubre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Bigas se moja por el Mallorca

    Por fortuna los jugadores, el público y los técnicos están muy por encima de los dirigentes y ya no por su mayor calidad humana, sino por su mallorquinismo. Profesionales del pasado y del presente que sienten los colores y el escudo de una manera que nunca estará al alcance de los consejeros actuales del Mallorca que, antes o después, serán sólo una lamentable parte de la historia del club y ocuparán una de sus páginas más negras.

    Si la pasada semana tanto Karpin como Aouate dieron una lección de hombría y coherencia sonrojantes para los accionistas de referencia, ayer fue un futbolista, Bigas, quien transmitió un decidido apoyo a la manifestación antidirectiva convocada para el viernes 24 de este mismo mes. No se les puede pedir a los jugadores que adopten medidas de fuerza para forzar la despedida de sus patronos, pero que algunos de ellos y además de la tierra, se hayan pronunciado con la claridad con que lo han hecho Martí hace unas semanas y el central ayer, debería sumar en la causa hasta ahora perdida para que los inquilinos de la planta innoble de Son Moix no solamente dejen de acudir al palco, sino que no pisen el estadio en todo lo que les queda de vida y que sean muchos años.
     
    Pero, seamos sinceros y honestos, en la convocatoria de la Federació de Penyes no pueden estar aquellos que, durante demasiado tiempo, estuvieron riendo las gracias del profesor Claassen. Quienes participaron y colaboraron activamente en las filas de zapadores del alemán y Pedro Terrasa, sobran en cualquier manifestación de sentimiento alguno. Hasta su desalojo por una directiva de nuevo cuño, tuvieron una actud vergonzosa y vergonzante erigiéndose en valedores de la fantasmada ‘Mallorca 2020’ de infausto recuerdo y entre otras cosas.

    Lo mismo que podríamos decir de Pep Roig, que ocupó un asiento en el Consejo que no le correspondía hasta que tomó su decisión más sensata: marcharse por donde había entrado o le habían hecho entrar.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook