Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 02
    Febrero
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Ayer lloré

     Ayer lloré. Me despertaron con la fatal noticia y supe que al cabo de unas horas tendría que escribir el artículo que nunca habría deseado. Una de las satisfacciones que me ha dado mi profesión es la de haber conocido a Luis Aragonés. No voy a glosar su trascendente trayectoria deportiva salvo para recordar cuando a su llegada Palma opinó que a la selección española le faltaba personalidad. Entonces no imaginaba ser él quien se la iba a imbuir. Pero, puesto que no faltarán anales ni historiadores, prefiero recordar su cara menos conocidda. La del admirador del arte taurino, la del conocedor de la música, “pero no del Alejandro Sanz de Miami, sino del que canta flamenco en fiestas privadas”.  La del entrenador humilde que no desdeñaba el parecer del más simple aficionado: “Sabes Jesús (Paredes)?, el borracho de la primera fila tenía razón; debí cambiar al siete”.  La del profesional que pedía el nombre de pila del asistente más próximo al banquillo nada más llegar al estadio o del que se negaba a firmar autógrafos a la puerta del hotel justo antes de salir hacia el  campo. La del que no se extasiaba ante el impresionante Ferrari de Etoo: “¡Invierta en ladrillo, hombre! ¿No ve que esto sólo es chatarra?”. El que llamaba “pintón” al periodista que no le atendía porque “si el Mallorca baja a Segunda división, yo me tiro de cabeza a la bahía”.  Ayer lloré de pena y nostalgia.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook