Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 11
    Septiembre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Atencion, pregunta: ¿A qué jugamos?

    El ectura positiva: una competición menos que disputar, otro quebradero de cabeza lejos y un nuevo calvario fuera de nuestra capacidad de sufrimiento. Por lo demás, no entraremos a valorar la reciente incorporación de Tato, evitando chistes fáciles, como tampoco juzgaremos individualmente a nadie por uno, dos o tres partidos. En definitiva los currículums se parecen bastante: pocos minutos en sus equipos de procedencia y rendimiento menos que regular.

    Mucho más importante, para ceñirnos a lo estrictamente deportivo, se nos antoja descubrir ya no a lo qué juega el Mallorca, ejercicio del todo imposible, sino a qué pretende jugar. No vendría mal que Karpin saliera a explicarlo porque así, visto desde la grada, es difícil entenderlo.

    Supongamos que no opta por el juego directo, sino combinativo. Por ahí resulta que el balón no pasa del primer cuarto de campo, se pierde traspasado el círculo central o termina con un melón inalcanzable.

    Tampoco busca el fútbol directo, ya que arriba no hay referencia alguna ni llegada de una segunda línea. Salimos con dos extremos a pierna cambiada, ayer sólo uno de ellos, para que entren por dentro, topándose con un delantero centro estático al que nunca llega un pase digno de ser rematado. Y si ese es el plan, a ver quién la pone. 

    Eso sí, correr lo hacen casi todos. Otra cosa es que les sirva para algo, pero lo intentan. Por ejemplo Assulin, que inicia decenas de jugadas sin finalizar ninguna. O Markovic, que no consigue desbordar pese a su infrautilizada velocidad. Vallejo, lento en las coberturas. Gulan, mejor atacante que zaguero. Javi Ros, náufrago en el océano.

    Pero ¿acaso alguno de ellos ha hecho algo diferente antes? Esto es lo que hay, no nos llamemos a engaño por indulgentes que queramos ser una vez hayamos asumido que el Mallorca, ahora, es un equipo de Segunda sin dinero, con un consejo de administración de Tercera cuyo presidente aspira a llevárselo crudo. Triste, preocupante y cruda realidad la de este Mallorca.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook