Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 15
    Agosto
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Aouate representa la esperanza

    Lamentablemente y tal como nos temíamos y habíamos pronosticado, la minoría accionarial del Mallorca unida, pretende ya no evitar su futura realidad como tal sino, una vez más, entorpecer el ilusionante camino que representa el desembarco de Aouate y su grupo.

    El club les importa un comino y de ahí que, en un desesperado intento de frustrar la compraventa del cincuenta y cuatro por ciento del capital, la estrategia consiste en dibujar ante el israelí un panorama económico tétrico que, al parecer, solamente ellos son capaces de lidiar.  No ponen un euro, pero a héroes no les gana nadie.
     
    Cuando el mallorquinismo ovacionó el miércoles al manager general y nadie tuvo el menor gesto ante la presencia en la grada de Miquel Àngel Nadal, se encendieron todas las alarmas y, la maquinaria, ya pertrechada y a punto, se puso inmediatemente en marcha. Así que, ahora, cuando es preciso centrarse en la búsqueda de los refuerzos necesarios para dar firmeza al equipo, no menos de entre cinco y seis jugadores, el alemán y sus palmeros, ausentes del consejo en el que se nombró a Karpin y del propio estadio, intentan causar la alarma e imponer el miedo.

    Dudú ha demostrado tener la personalidad suficiente como para no dejarse influir y, mucho menos, apabullar. Simplemente hacer oídos sordos y centrarse en su trabajo, como bien afirmó al conocer los insultos injustificados, extemporáneos e inoportunos que le dedicó un desconocido Toni Nadal, más caracterizado por su prudencia que por su temeridad, sobre todo inspirada por un rencor gratuito.

    Los primeros nombres que se filtran en relación a las gestiones para los próximos fichajes generan espectación y podrían marcar las necesarias diferencias. No es el momento para continuar con guerras intestinas, que ya hastían a la afición y retratan, por enésima vez, a quienes las provocan a la sombra de una fachada encalada, bajo la cual no hay más que cemento.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook