Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 18
    Mayo
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Al borde del desahucio

    En un campeonato tan largo, como en la vida misma, cada uno tiene la mitad de lo que se gana y el otro cincuenta por ciento de lo que se merece. Ayer, mientras el Mallorca se dejaba el poco aliento que le queda como club de la Liga Profesional, el Atlético de Madrid conquistaba el título al que se ha hecho acreedor sin la menor discusión ni duda. Por el contrario, los escasos mallorquinistas que acudieron a Son Moix, más guiados por la fe que por entusiasmo, presenciaron un ejercicio más de impotencia de unos jugadores que, con la soga al cuello, se esforzaron más para no perder que para ganar.


         Pero no hay que darle más vueltas. El equipo con el que primero fracasó José Luis Oltra y ahora lo hace estrepitosamente Lluís Carreras es tan vulgar o incluso peor que sus contrincantes. No ha mostrado ser superior en ninguna fase de la temporada y si en un principio la capacidad de Gerard Moreno ante la portería compensó en cierta medida su incompetencia defensiva, ahora mismo tanto su forma de atacar, como su ausencia de remate son patéticos.


      Parece muy difícil, por no decir imposible, que los mismos protagonistas que no han podido imponerse a dos equipos tan vulgares como el Numancia y el Jaén puedan sumar algún punto más de los nueve que restan para terminar la competición.

    El parte médico incluye ya los términos del desahucio y el acta de defunción sólo está pendiente de firma. En una tarde, calificada por la propia plantilla como la más importante de la historia del club, los visitantes tuvieron a su disposición la misma cantidad de saques de esquina que los anfitriones. Un detalle estadístico que no cabe perder de vista. En amplias lagunas del partido, eran los de rojo quienen achicaban balones desde su área y salvo un remate de cabeza al travesaño y una falta lanzada por Marco Asensio que obligó a René a su única intervención difícil en noventa y cuatro minutos, la ocasión de Alfaro a puerta vacía y la de Alex Moreno en el descuento no se deben a la mala suerte, sino a la ineptitud.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook