Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 27
    Enero
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    A remolque

    Lo que empieza bien, puede acabar mal y lo que empieza mal puede acabar peor. Y a punto estuvo el Mallorca de cerrar un domingo fatal, otro cualquiera, que alcanzó su cota de mediodía con la sorprendente derrota, justificaciones aparte, de Nadal. Cuando el cronómetro de la Nueva Condomina marcaba poco más de un cuarto de hora para el último pitido del árbitro, el Murcia volvía a poner en evidencia la fragilidad defensiva de su oponente y se ponía con ventaja por segunda vez a lo largo de un partido tedioso. Gerard Moreno, que no había jugado demasiado bien, tuvo que acudir al rescate de un punto que sabe a muy poco y dice menos a favor de un conjunto que nos quiere convencer, sin argumentos, de que puede subir a Primera.

    NUNCA SABREMOS CUÁL ERA LA INTENCIÓN DE OLTRA al alinear desde el principio a Iñigo Pérez, un futbolista sin minutos ni espíritu que, en pura hipótesis, tenía que suplir la velocidad y desparpajo del sancionado Álex Moreno. El balance de la decisión no podía ser otro que la nulidad de la banda izquierda que nunca ocupó nadie, hasta que el propio desarrollo de la batalla volvió a facilitarle la solución al entrenador, igual que una semana antes tuvo que lesionarse Ximo para abrirle los ojos. La baja del vasco a los cinco minutos de la segunda parte obligó a la entrada de Marco Asensio y entonces sí se ensanchó el campo y se generaron oportunidades para haber marcado antes. Una prueba de que los técnicos presumen de cantera, pero pocas veces confían de verdad en ella.


    EL MARCADOR SE DECIDE POR DETALLES en esta Segunda. La igualdad es máxima y los contendientes muy mediocres. Los de anoche compitieron a bajo nivel, uno a base de pelotazos y juego directo y otro intentando hacer lo que no sabe, tocar y tocar. Los locales llegaron dos veces a portería y sacaron un rendimiento inmejorable gracias a la exasperante lentitud y mala colocación de que exhiben los pretorianos encargados de proteger a Miño, si bien sus modos recuerdan antes a la guardia suiza del Vaticano. Por suerte el inquilino de Son Moix atesora una buena cantidad de pólvora. Ayer sus tiradores anduvieron inseguros porque malograron hasta tres oportunidades para regresar con unas alforjas más llenas. No hubo acierto a la hora de matar, una suerte que los toreros conocen muy bien. Pero ya entraríamos en el terreno del arte y el temple. Palabras mayores en el diccionario de la vulgaridad.

    EL PLAY-OFF SE RESISTE como si originara una especie de vértigo a su alrededor. El Mallorca no solamente enfoca sus encuentros a remolque de la clasificación, sino también del marcador. Sin capacidad para tomar la iniciativa, parece sentirse más a gusto cuando lucha contra los elementos y contra corriente. Se somete a sí mismo a una presión innecesaria. Vamos, que por no trabajar, acaba haciéndolo a destajo y sin brújula. Demasiadas dudas cuando el calendario ya ha dado la vuelta a sus primeras fechas y sólo restan cinco días para el cierre del mercado invernal.    

    CONTRA TODO PRONÓSTICO Nadal también tuvo que golpear a rebufo de Wawrinka. No se le puede reprochar nada al de Manacor, que llegó a la final dejando en la cuneta a sus rivales y sus propias lesiones que no le abandonaron. Si primero fue el calor y después la mano, la espalda le privó de más opciones para luchar por la conquista de su 14º Grand Slam. Al suizo no se le puede restar mérito en una parte del cuadro más complicada que la de nuestro paisano. Quizás dimos por hecho que la estadística no mentía, sin embargo se puso de manifiesto que está para que la rompan. Tocó la cara amarga pero no es el fin del mundo.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook