Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 13
    Diciembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    A más luz, mayor oscuridad

    Las leyes de la física dicen que luz más luz es igual a oscuridad y a eso me lleva la situación del pobre Real Mallorca, puesto que cada vez que sale una noticia del fondo de una chistera el panorama del club aparece más negro que una noche sin luna. Mis desconocimientos en materia jurídica me impiden entender y, como consecuencia, comentar la sentencia que condena al expresidente Vicenç Grande a pagar una millonada. Pero ya opiné que, atendiendo a criterios menos técnicos, no me parecía el único culpable de la desembocadura del club en el caótico mar por el que todavía navega. O, de otro lado, hay mucho personaje que ha salido de rositas, no sea dicho desde un punto de vista procesal, sino desde la percepción de una masa social cada vez más atónita y desilusionada que, ¡ojo!, amenaza ya con una rebelión que, por desgracia, redundaría en perjuicio del equipo al que, prudentemente, deberíamos entre todos ya no separar, sino aislar de la planta innoble. Porque, no nos engañemos, la víctima principal de acontecimientos pasados y gestiones presentes, esperemos que no futuras, es el Mallorca considerado como la única institución de la Comunidad capaz de aglutinar veinte mil voces en cuerpo y otras cien mil en alma. He escrito días atrás que la SAD se ha convertido en ingobernable. Sólo han pasado unos pocos días hasta convertirse en socialmente insostenible y no sólo porque no se aguanta ninguna sociedad en la que el poder sea ostentado por un ridículo cinco por ciento del capital. El minúsculo accionista, la autoridad máxima. El mal se extiende como la urticaria, con el agravante de que no infecta la epidermis, sino que excava hasta las mismas entrañas.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook