Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 01
    Abril
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    23.239 decepciones

    La Liga BBVA, llamada pomposa y erróneamente de las Estrellas, se erige de una temporada para otra, en la más decepcionante del planeta. Barça y Real Madrid, tanto monta, desvelaron el sábado una vez más que el campeonato nace manipulado en el desigual reparto de los derechos televisivos y el desaguisado horario de los partidos contribuye decisivamente a especular con la clasificación al servicio de los intereses de los más grandes que, despreocupados ya de sus posiciones finales, prostituyen los intereses del resto de comparsas y limitan su competitividad a la Liga de Campeones, donde confían expiar su dejación en la competición doméstica, organizada para su disfrute. La jornada empezó pues mal y acabó peor. Evidentemente.

    SON MOIX REGISTRÓ EL LLENO DEL AÑO tal y como se había previsto. Lástima que el Mallorca, sus jugadores esencialmente, no respondieran a la atención del público. 23.239 almas, que se dice pronto, se vieron pagadas con una estrepitosa decepción, que encajaron con total resignación. El equipo local no solamente tiró por la borda el esfuerzo llevado a cabo contra Granada y Sevilla, sino que se abocó a Segunda ante sus fieles, bordeando un ridículo que deben  asumir bajo su responsabilidad. Alguien que se juega la vida no puede bailar al son que le toca el colista, renacido a lomos de un entrenador en el olvido y un veterano, Valerón, que aun les da sopas con onda en juego y actitud a algunos de los que, incomprensiblemente, lucen galones en un vestuario sin personalidad.


    PARÓN FATÍDICO, el obligado por el calendario internacional. El llamado virus FIFA ha causado estragos en la plantilla local, según temíamos y escribíamos en la víspera. La semana se intuía más relajada de lo necesario en función de las ausencias forzosas, aunque no era de esperar un desapego tan flagrante como el observado ayer. En fracasos colectivos tan apabullantes, se hace injusto señalar individualidades. El público, soberano, despidió con bronca a Víctor pese a haber marcado, aunque su imagen no estuvo más desdibujada que la de Aouate, lento y espantoso a la hora de poner el balón en juego, Martí, un náufrago en el centro del campo o Nunes, una sombra en contención.

    A MANZANO LE FALLÓ LA FÓRMULA. El Deportivo, que puso en evidencia a su anfitrión en más de un rondo interminable, destrozó el dibujo del famoso ‘trivote’, que se reveló tan incapaz de destruir como de elaborar un mínimo de juego. Pese a adelantarse en el marcador, el Mallorca desaprovechó la ventaja, entregando la pelota al enemigo demasiado pronto, para limitarse a correr a melonazos al pobre Gio, solo ante la experta zaga gallega. Una pobre idea de fútbol a contribución de un desastre ya intuido antes del gol del empate y del que no se salvó una sola línea. Cuando el banquillo decidió cambiar ya era muy tarde. Al margen, no deja de extrañar que los protagonistas que iniciaron el choque fueran distintos a los que dieron la cara antes de la fatídica pausa del Domingo de Ramos.    

    QUEDA LIGA, SÍ ¿PERO VIDA? Todo el escaso crédito que se había ganado este conjunto, se fué al garete. No por la derrota, sino por la forma de encajarla. Faltan nueve partidos y el fútbol es muy raro, pero si en algún momento tuvimos fe en la capacidad de estos hombres, ayer se nos vino completamente abajo. No conocemos cuántos puntos serán necesarios para la permanencia, pero después de actuaciones como la descrita, estamos por asegurar que alcanzar los cuarenta va a resultar una tarea imposible. Dicen que no hay que dejar escapar el tren, el Mallorca, que se había subido al último vagón, se arrojó lamentablemente a la vía.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook