Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Mallorca

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 17
    Abril
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    UN PINTOR A LA MESA: JOSÉ LUCAS


     

    Uno regresa al lugar del crimen para recomprobar si es cierto lo visto y sucedido. Por ello nos plantamos en el Hispano. Para volver a sentir lo que hace unas semanas me pareció una revolución de una de las casas más tradicionales en camino desbocado hacia la serenidad y la sensatez.

    Y nos dejan emocionados con dos armas estos Abellanes de ideas claras. Por una parte esa exquisitez que han llamado “Un pintor en la Mesa”, pero que ahora tienen díptico elegante, de peso, a la gran vieja usanza, diseñado por ese vinícola del diseño que es mi Jorge Martínez, el “Germinal”, y que vuelven a vestir una de sus paredes con cuadros, en este caso del torrente José Lucas. Que antes fue el gran Pedro Cano.

    La inauguración será el jueves 19 a las 20:30. Y dicen los pillos hosteleros:”No faltéis, porque si os lo cuentan no será lo mismo”.

    Y entre las conversaciones, las chirigotas y lo que me cuenta Marta, nos colocan delante una ensalada de Langosta que de alegría nos hace llorar. O esa cococha, única, de bocado, como joya en envoltorio de aceite sostenido, para cerrar todo el desfile que hace ampliar el número de “cuatro cosas te pongo”, como si yo no supiera contar, y claro que no sé contar porque que sean siempre así las cuatro cosas que alguien te pone en su casa. Olvidar lo numérico. Recordar el placer. Revivirlo en la memoria. Ese es el triunfo final de la gastronomía. La ocupación de todos los espacios temporales. El presente en el que se vive y el futuro en el que se querrá regresar a él. Y el pasado para recordarlo.

    Qué bien se saben ésta trilogía los Abellán. Que bien lo están haciendo, “tan callando”. Porque se les ve ilusionados con los proyectos que tienen entre manos. Y para colofón, por chulería gulesca, nos pasan por delante de los ojos las cajas de pescados recién llegadas de la lonja con un Gallopedro aromático con brillos de sal y unas gambas rojas que harán felices, mañana, a otros peregrinos que ocupen nuestros lugares. Y que no sean Pintores, que sean poetas también, les digo. Mientras miro la vida que rebosa este espacio que han sacado de su inteligencia y esfuerzo.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook