Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Mallorca

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 05
    Noviembre
    2010

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Salsa boloñesa con salchichas


     

    AJ, mi hijo, ha corrido, junto con mi hermano Nacho, una prueba de 10 k. He ido a verles pasar por dos veces por una céntrica calle de la ciudad y he sentido la emoción del esfuerzo de tantos que más que querer ganar, lo que persiguen es querer llegar.

    Al volver a casa le pregunto como está de hambre y le hago una serie de propuestas. Con una habilidad que me sorprende mezcla mis ofertas y acaba construyendo un plato que no es más que una boloñesa, pero con uno de sus vicios gastronómicos más solicitados: la salchicha blanca.

    La salsa boloñesa puede servirnos de rellenos para una lasaña, para una pasta (nosotros hemos usado unos Manfredine di Gerardo di Nola, una pasta ancha como un tallarín pero con el borde haciendo olas, lo que la hace que capte muy bien la salsa, y al ser de trigo duro, el sabor sea incomparable), sobre una pizza o como base para guisos con diversas leguminosas.

    La elaboración es sencilla. Un sofrito de cebolla y zanahoria en un aceite que hemos aromatizado con tomillo, ajo y romero, añadimos la carne para que se cocine, incorporamos los alcoholes que nos gusten, en este caso un poco de un maravilloso Humbolt viñas viejas, y al reducir añado leche, ya que el ácido láctico ayudará a ablandar las carnes.

    Finalmente un tomate frito. Dejo guisar 30 minutos, como mínimo, y acabo salteando la pasta. Dependiendo para quien sea añado un poco de guindilla y más cantidad de pimientas, en este caso unos granos de pimientas de Shechuan, pimienta china con notas dulces

    Al sentarnos a la mesa AJ señala el aroma, “que bien huele”, y se entretiene en el ligero picante que envuelve a la pasta.

    Son platos muy agradecidos. Salsas que pueden mejorar con el paso de los días, y que podríamos transformar la carne picada en pequeñas albóndigas con diversos aromas e incluir algún fruto seco, como el piñón o la almendra. Pero quien no puede fallar es la pasta. Ahí hay que ir a tiro seguro.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook