Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Mallorca

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 13
    Mayo
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ¿QUE PUEDE HACER UN COCINERO ANTE UN TERREMOTO COMO EL DE LORCA?


     

     

    Leo que las ayudas a Lorca pueden costar alrededor de 35 millones de Euros. Pero ésta noche, nuevamente, habrá gente que no podrá entrar en su casa. ¿Qué puedo hacer?. ¿Qué puede hacer un cocinero para ayudar a los que están estos días desolados?.

    Tal vez  podría pedir que nos uniéramos diversos cocineros y fuéramos a cocinar para los que están en la calle. Más que bocadillos un guiso calentito que siempre saben a que alguien se ha preocupado por nosotros preparándolo. Más que fruta, algún bombón que pueda levantar los ánimos, más que botellines de agua, alguna copa de vino, para mirar de frente a la vida y no tenerle miedo, ni maldecirla demasiado. Organizar algún comedor, con los centenares de alumnos de las escuelas, ya sean del Sef, del CCT o de la reglada. Cocineros, pasteleros, panaderos y los de sala, trabajando para la gente de la calle, para que se sientan más abrigados, y el estómago, ése  agradecido silencioso que a ratos levanta la voz y ruge como una espiral grave de  olvido, sienta una caricia, ahora que el mundo parece que nos ha dado la espalda y nos ha rajado hasta el cemento de nuestras casas, y pase ere rato de la ingesta con menos dolor.

    Guisos ligados con almendras, con armas de azafrán, con albóndigas de carne o pescado. Guisos lentos, para que la comida sea lenta, y entre cucharada y cucharada, podamos respirar soñando que mañana puede ser, por lo menos, algo mejor.

    ¿Qué puede hacer un cocinero que quiere ayudar sino querer dar de comer para producir algo de placer en ésta situación de ruina, dolor  e incertidumbre?.

    Algo me dice en mi interior que si alguien tuviera dos dedos de frente imaginativa, nos convocaba, urgentemente, para que los que han sufrido el terremoto de Lorca fueran un segundo más felices. Dar de comer no es únicamente alimentar. También podemos hacer magia. Que se atrevan. Yo estoy dispuesto.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook