Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Mallorca

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 12
    Febrero
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    PRUEBAS DE SELECCIÓN DEL CURSO DE COCINA

     

     

     

               

    Al haber pedido la institución convocante una mayor titulación académica, éste año el número de inscripciones para el curso había pasado de 220 a 52, “Cocinero” del SEF, en las instalaciones del CFIE , para únicamente 15 plazas. Se me figuraba imposible poder elegir bien y de manera adecuada los alumnos que conformaran un equipo de trabajo que durante 740 horas tengan un correcto y efectivo aprendizaje de una materia tan amplia, profunda y diversa como es la titulación de cocinero.

    La prueba base de cultura general, con incursiones en la geografía, literatura, matemática, especialidad y alguna materia más, la amplié con diversas preguntas relacionadas con la cocina, que no puntuaban, pero que podrían ayudarme, en caso de dudas, a dirimir cuales podrían ser los aspirantes más acerados.

    Al final del grupo de 52 he reunido a unos 25, para poder charlar con ellos de manera individual y sentir, en vivo, las causas que le llevan a implicarse en un curso de éstas características.

    Si todas las elecciones son difíciles, más resulta una en que debemos de dejar fuera de juego a personas que esperan que el reciclaje y la formación les ayuden a superar los tiempos difíciles que estamos pasando.

    Al mirar el panorama de aprendizajes en nuestra comunidad creo que verdaderamente soy muy afortunado de poder participar en un proyecto de estas características.

    El curso pasado me ha dado muchas satisfacciones y el convencimiento de que la implicación del alumnado se consigue gracias la implicación del profesorado. Saber leer las posibilidades de cada uno da como fruto el poder direccionar a éstos futuros profesionales hacia las diversas vías que la cocina tiene.

    La formación tiene algo de concienciación. Por una parte el alumnado debe tener muy claro del gasto y coste que tienen estos largos cursos. Y que participar en ellos no es sólo manera de pasar unos cuantos meses entre fogones, en este caso, sino que hay que aprovechar mucho el tiempo. No solamente en las clases, sino fuera de ellas, para poder ganar tiempo al tiempo y llegar con las lecciones/meditaciones muy bien elaboradas/aprendidas.

    Una de las cosas que más me preocupan de la formación /educación es que si  éstas deben ser estáticas o deben de ser móviles. Me refiero a que si bien está claro que hay que lanzarse a unas bases, desde esas bases podemos dirigir nuestros movimientos hacia parcelas más necesitadas por parte del sector hostelero.

    Como no creo que estén las cosas para cocinas muy imaginativas, así que haré más hincapié en cocina de barra y en una mejora del recetario tradicional. Eso es lo que noto que pide el mercado. Amén de las incursiones evidentes en panadería y pastelería, pues la diversidad, y por lo tanto univocidad, de las cocinas dulces y saladas, son necesariamente básicas para la formación y la posibilidad de seguir sus caminos.

    Un extraño miedo me asedia ante la lista final. ¿Responsabilidad?

     

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook